Yoga deportivo, el equilibrio en el deporte

Sábado 12 de enero de 2019 | 00:00hs.
Roxana Ramírez

Por Roxana Ramírez deportes@elterritorio.com.ar

El sol va cayendo en la bahía de El Brete y unas siluetas llaman la atención haciendo contraste. Con envidiable equilibrio estos cuerpos realizan posturas, que denotan un trabajo de tiempo y dedicación, bajo la atenta mirada de la profesora de yoga deportivo Lorena Barnet, directora del instituto Sol Naciente.

Pareciera una novedad por su estética y el entorno de la playa posadeña ayuda a atraer la atención de los presentes, pero el yoga deportivo tiene una antigüedad de 2000 años y su país de origen es la India, justamente desde esa cuna llegó el año pasado una comitiva que demostró todo su esplendor en el Sudamericano, en noviembre, desarrollado en el Capri, de Posadas.

Esta fue la frutilla del poste del trabajo que viene realizando en la provincia la profesora Barnet, que sube la apuesta y busca traer la máxima cita. Para ello, está en pleno trabajo por realizar un sueño: que Posadas sea sede del Mundial en noviembre.

“Hace más de 20 años estoy al frente de lo que es el yoga deportivo organizando torneos provinciales, nacionales e internacionales. El año pasado cerramos con el Sudamericano y tuvimos la oportunidad de traer cuatro miembros de India, fue como el broche de oro. Para mí fue todo un logro porque hace más de cinco años venía gestionando su llegada y no es fácil traerlos; ellos son de la cuna del yoga y era importante verlos”, destacó Barnet.

Y se fue el motor para ir por más y la profesora misionera ahora se zambulle en otra travesía. “Estamos apuntando a hacer el Mundial, en noviembre. Estoy organizándome y moviéndome mucho porque no es fácil. La idea es traer a 30 países”, dijo optimista.
Dubai fue el último anfitrión de la cita planetaria el año pasado y ahora la Tierra Colorada podría tomar la posta para ser este año local y presenciar lo mejor del yoga de todo el globo.

“Si lograra traer a todos esos países ya me retiro (risas), es lo que siempre anhelé”, compartió Barnet en una pausa de su clase al aire libre.

En primera persona, la profesora local vio los beneficios del yoga deportivo. “Por una cuestión de salud empecé a practicar yoga, me hizo muy bien y me fui capacitando y dictando clases. Me gusta mucho dar clases a los niños, me aporta mucha energía, pero cada vez va creciendo más en número de practicantes de todas las edades. También doy formación y en distintos lugares de la provincia ya hay escuelas que están trabajando”.

Un hábito saludable

El yoga en sí tiene la finalidad de buscar el equilibrio, de aquietar la mente para poder dominar el cuerpo y las posturas se logran después de mucha práctica.

“En el deportivo se trabaja mucho lo físico, el poder controlar el cuerpo lo que es sumamente importante a la hora de realizar las posturas para que no haya lesiones. Se trabaja la fuerza, la resistencia, el control corporal, la flexibilidad y es un combo de cosas que hay que tener en cuenta a la hora de realizar el deporte porque si el cuerpo no está preparado, es muy difícil que lo incorpore”, explicó Barnet.

El yoga deportivo cuenta con cuatro categorías principiantes, intermedio, avanzado y la categoría elite “es como ser de la selección”, describió.

“Se va evolucionando despacio, pueden competir de niños a adultos y apuntamos también a que los mayores se sumen a la competencia porque ellos pueden lograr hacer posturas, sólo se necesita constancia. Claro que la flexibilidad es menos, pero eso no incapacita para que hagan una coreo sencilla”, añadió.

En tanto, sobre la competencia, la profesora explicó que muchos padres no quieren que los hijos compitan porque ven a la competencia “como una cuestión de rivalidad hacia el otro. Pero no es así, en la vida diaria tenemos competencia en la escuela, en el trabajo y en la casa misma. En realidad, se compite para superarse a sí mismo, no contra otro, no hay que frustrarse; tiene que ser un motor para seguir creciendo”.

Para Barnet el trofeo “es sólo un presente por el esmero. En las competencias que organizo del primero al último se van con un trofeo porque se tomaron el tiempo de entrenar, de aguantarse horas en el torneo, mostraron lo que pudieron y cómo pudieron, y eso es un mérito”.

Al agua en el verano

Lorena lleva adelante las clases en el Instituto Sol Naciente, ubicado en el barrio 20 de Junio; también durante el año (marzo a diciembre) los martes y jueves, en el Capri, sede centro; en el verano lleva su enseñanza al aire libre con clases en El Brete y como novedad también hace acqua yoga en la pileta del Capri, en Villa Cabello.

“Incorporé el yoga en el agua con muy buena convocatoria. En la provincia no hay esta modalidad y es un desafío. Las posturas se trabajan el doble”, explicó.

Para Barnet, el yoga deportivo es tan beneficioso que se debería incorporar como hábito en las escuelas como en el alto rendimiento y abriendo la convocatoria para que los varones también se sumen ya que aún existe un prejuicio de ser una actividad más para mujeres.
“Cuesta mucho que los varones se sumen porque lo ven al yoga como más femenino, por una cuestión de la flexibilidad, pero ahora tengo deportistas de alto rendimiento que toman clases de yoga porque les sirve para controlar el estrés, mejorar su flexibilidad y ahora tienen menos lesiones”, analizó.

Luego agregó que “hoy en países más avanzados, el yoga está incorporado en cualquier plan de entrenamiento de todas las disciplinas, es una ayuda extra; y en las escuelas también se incorpora como una materia. En el caso de los niños los ayuda en el control emocional, sobre todo en los momentos que vivimos de violencia dentro de los colegios. Ellos poseen una falta de atención y ansiedad, y eso lleva a generar violencia; con la práctica del yoga buscan el control y lo encuentran. Yo tuve chicos que los padres trajeron a las clases para ver si podían tratar sus impulsos y lo han logrado”.

En cuanto a un marco legal para sostener y apoyar este crecimiento del deporte, Barnet adelantó que se está tramitando hacer una asociación o federación y armar una selección para poder viajar a torneos internacionales.

“Quiero formar gente para que esto siga. Hubo una asociación hace unos años y eso después se truncó y no quiero que eso vuelva a pasar, sería bueno una continuidad”, reflexionó.


Conociendo más este deporte

El yoga artístico deportivo está compuesto por karamajis o series de posturas de yoga que deben simular una catarata ininterrumpida de asanas (figuras). A esta serie se debe agregar la música, la vestimenta, el buen gusto, el arte natural, el ritmo de ejecución, y el ritmo de la respiración. Su serie debe ejecutarse al ritmo de una música elegida.

Las posturas entre sí deben ser unidas por medio de enganches, siendo estos enganches un movimiento que une dos posturas con el menor traslado corporal y en el menor tiempo posible.

Es fundamental que el artista de yoga artístico deportivo exprese su espiritualidad y la alegría del movimiento en su serie. También se realiza en duplas y de modalidades artístico, rítmico, sincronizado, atlético, postural, acro y dance.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina