Unidos por la solidaridad

Domingo 5 de abril de 2020 | 06:00hs.
Esteban Bueseck

Por Esteban Bueseckinterior@elterritorio.com.ar

Quedarse en casa no es lo mismo para todos. Desde que comenzó el aislamiento obligatorio en todo el país a través del decreto presidencial las realidades de los argentinos cambiaron. Hay algunos que debieron seguir porque prestan actividades que son consideradas esenciales para el normal funcionamiento de las cosas. En tanto, familias enteras cambiaron sus rutinas de compra, ocio y movilidad ante la emergencia mundial por el coronavirus. Sin embargo, acomodando y organizándose pudieron continuar. Pero la rutina no es igual en cada provincia, ciudad o barrio.
En los sectores populares, donde viven del día a día y el rebusque haciendo changas, estar confinados fue casi a un mazazo. Pese a las ayudas dadas por los gobiernos provincial y nacional, las cosas no son iguales que antes de la cuarentena obligatoria. Así apareció la solidaridad. Mirar al otro que estos días no la está pasando bien. En los comedores o merenderos barriales la demanda de alimentos aumentó y un grupo de jóvenes de Posadas que conforman la ONG Alimendar se encargan de armar kits de alimentos básicos y productos de limpieza que luego reparten en estos espacios de contención social.
También en esta capital provincial colaboradores de la Asociación Civil Voluntades donan juguetes y otros regalos al Hospital de Pediatría. En Eldorado dos jóvenes son los que realizan compras y mandados a personas que se ven imposibilitados de salir de su vivienda, principalmente adultos mayores, a quienes les compran los remedios que precisan.
En la ciudad de Oberá un enfermero sale de sus guardias en el hospital y arranca su turno en el cuartel de bomberos voluntarios para asistir en lo que haga falta.
En Paraje Tobuna, a más de 30 kilómetros de la zona urbana de San Pedro no hay red de internet y una maestra que lleva la vocación por enseñar en la sangre se puso al hombro a sus alumnos y no permite que queden un solo día sin aprender. También en ese municipio del Alto Uruguay misionero hay una familia que cocina para otras de escasos recursos.
En Puerto Iguazú, donde el 70% de los habitantes vive directa o indirectamente del turismo, las cosas se frenaron por completo a raíz del Covid-19. Pero en ese contexto la empatía afloró y hoteleros y vecinos se dan una mano para que no falte comida.
Historias como estas hay decenas en toda la provincia de Misiones. Hoy El Territorio homenajea en sus páginas a quienes miran al que tienen al lado y no la está pasando bien y lo ayudan a pasar el mal trago. Son tiempos extraños, difíciles en el marco de la debilitada economía Argentina, pero donde hay que estar unidos para continuar adelante.


Kits de alimentos para los más necesitados

En el marco de la cuarentena obligatoria los sectores vulnerables de la población son quienes están sintiendo el impacto de las medidas de manera más dura, sobre todo teniendo en cuenta la extensión hasta el 12 de abril.
En los barrios periféricos de Posadas, la gente que vive el día a día sin trabajo formal y realizando changas, se encuentra entre la encrucijada de respetar las medidas y buscar qué comer. Fue en ese marco que desde Alimendar Posadas -una ONG que se dedica al rescate de alimentos en buen estado para dárselo a comedores y merenderos- surgió la idea de vender kits de alimentos y limpieza para la gente que vive en estos barrios y así arrancaron la iniciativa Cuarentena Solidaria Posadas.
Todo se hace de forma y virtual y transparente, para que quien dona sepa que lo realizado llegó al destinatario. En diálogo con El Territorio, Agustina Llano, coordinadora de Alimendar comentó que “el trabajo es a través de una plataforma digital”.
Así fue como un grupo de amigos se puso en contacto para ayudar a los más carenciados. “La idea de hacer una plataforma online es que el vecino pueda colaborar desde la comodidad de su casa, ya que hay muchos que hoy no pueden estar tranquilos y parar la olla. Entonces generamos una aplicación e hicimos dos kits, uno de higiene y limpieza y otro de alimentos”, detalló.
Los kits se venden con tarjeta de crédito o débito a través de www.cuarentenasolidariaposadas.com.ar y valen, el de limpieza e higiene 295 pesos y el de alimentos 700 pesos; ambos incluyen productos básicos para poder subsistir hasta que todo vuelva a la normalidad. Además cuentan con un kit combinado de $995.
Hasta el momento llevan vendidos alrededor de 150 kits, información que se puede constatar a través de la página. Los comedores beneficiados comprenden las siguientes zonas: barrio Miguel Lanús, ex hipódromo, barrio Belén, 213 al fondo, Las Tacuaritas y Luis Piedrabuena, donde realizaron ayer la última entrega.
Los kits, dependiendo de cual sea, incluyen legumbre, arroz, leche en polvo, harina, fideos, aceite, té y polenta o lavandina, jabón, desinfectante, trapos y detergente. “Sabemos que con esto no vamos a solucionar la vida de nadie pero sí es un aporte para ayudar”, acotó Agustina y añadió que para poder llevar los productos tramitaron un salvoconducto.
“Además desde la ONG seguimos haciendo rescates de comida cumpliendo todas las medidas sanitarias y de seguridad necesarias”. En este sentido, comentó que días atrás “una rotisería nos avisó que les quedaron 20 pollos hechos listos para consumir y rápidamente llamamos a un comedor que tiene movilidad propia, fueron a buscar y los distribuyeron”, cerró.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina