Un hobby que los hizo pioneros

Sábado 6 de junio de 2020 | 07:00hs.
Empezaron como coleccionistas, como un pasatiempo, pero luego decidieron producir para vender. Aunque sus amigos no creían que fuera a funcionar, hoy son pioneros en Misiones. Roberto Carlos Babenco y Patricia Yushcuvus comenzaron de a poco, buscando información, recolectando y estudiando en casa. Desde que eran novios coleccionaron cactus en su casa de Oberá, hasta que la pasión se transformó en el negocio familiar.
El actual matrimonio recibió a El Territorio en Roca Cactus, contó cómo surgió todo, e incluso confió los secretos para cuidar los cactus.
“Surgió como hobby, mi abuela le regaló uno a mi compañera y después me regaló a mí porque le gustó, luego mi tío vio que nos gustó y nos regaló otros. De a poco fui consiguiendo más, iba a los viveros y compraba otros, siempre buscando para coleccionar”, comenzó explicando Roberto junto a su esposa Patricia.
Hace 20 años no existía la tecnología informática actual, con la que a sólo un click se accede a miles de sitios con datos e información. Cuando la pareja comenzó no era tan accesible. “En esa época iba al ciber y buscaba información, pasando todo a un diskette. De esa forma fui estudiando cómo son los nombres, las formas, de dónde son originarios y más sobre los cactus”, relató Roberto.
La particular forma en la que nace una llamativa flor de esta planta fue lo que atrapó definitivamente a la pareja. Seguir ese proceso se volvió apasionante. “Una vez que se empieza con uno, quiere otros y es una cadena, cuando uno descubre las flores ahí quedás encantado”, consignó el coleccionista devenido en emprendedor.
Con una gran colección, empezaron a pensar en la empresa y vivir de la venta de cactus. “Como coleccionista fueron diez años y al tener tantos, iba vendiendo algunos, pero no había salida comercial. Me decían ‘¿vos vendés cactus? ¿es como la tuna?’, porque la gente los conocía como tunas, hoy en día sí ya están más familiarizados con los cactus como tales”, manifestó.
Más adelante se dio la posibilidad de tener una chacra, allí construyeron el vivero que tienen actualmente y en el local anexaron plantas florales para hacer crecer el emprendimiento.
Tienen clientes de diferentes provincias -Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, por nombrar algunas- y antes de la cuarentena, todos los días salían envíos a todo Misiones e incluso a Paraguay. “En Oberá muchos nos conocen y en la provincia creo que somos unos de los únicos que producimos semillas. Sabemos que ahora hay muchos que venden, pero la producción de semillas no hay”, reconoció Patricia y destacó que en el vivero se dedican a polinizar y lograr frutos que son cosechados: “Se logran semillas y se generan nuevas formas”.

El tesoro, resguardado
Sobre su cuidado, destacaron que es esencial, porque el cactus necesita sol siempre. Además como mínimo hay que regarlo tres veces a la semana porque necesitan agua.
En el vivero tienen una gran variedad a la venta, todos son oriundos de América, incluidos ejemplares de Estados Unidos, por ejemplo, que son reproducidos acá, y de Argentina también hay mucha variedad. Hasta ahora la pareja no tiene registro de la producción porque tienen muchas ventas.
Sin embargo, mantienen su preciada colección en su chacra, dónde guardan los especímenes más queridos, los que no están a la venta y que tienen su propia historia, dónde y cómo los consiguieron.
A la afición y la dedicación se sumó el tiempo que les brindó la cuarentena para hacer crecer más cactus que hoy se venden como un bien más que preciado.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina