Un final ingrato

Sábado 4 de julio de 2020
El mundo del futsal argentino se levantó con una noticia que sacudió a todos. Ariel Avveduto, el técnico campeón del mundo el año pasado en Misiones, fue declarado “persona no grata” y la Confederación Argentina de Fútbol de Salón expresó, a través de un comunicado que el DT fue “inhabilitarlo para el ejercicio de cualquier actividad y/o relación alguna que pudiera llegar a tener con la Cafs propiamente y/o con cualquiera de sus afiliadas directa o indirectamente”.
Así de dura fue la sanción de la entidad que maneja ese deporte en nuestro país y rápidamente salieron muchas voces a respaldar al técnico, quien fue consultado por este medio acerca del tema, pero prefirió tomarse unos días para analizar la situación y no contestar de manera apresurada.
Hace un tiempo largo que las fricciones entre la dirigencia, comandada por el presidente Pedro Bonnettini y los jugadores, sobre todo los de la selección, pasó a mayores.
Ni la consagración en Montecarlo el 7 de abril del año pasado mejoró el diálogo entre ambas partes. En realidad, la obtención del título dejó entrever una larga cantidad de peleas que, con la copa en la mano, acrecentaron la distancia.
Es así que varios jugadores y ex jugadores levantaron la voz a fin de 2019 para pedir que se mejore la situación dentro del fútbol de salón argentino, pero eso estuvo lejos de concretarse.
Según la publicación de la Cafs, Avveduto se presentó a una reunión de Comité Ejecutivo en enero de este año en la Ciudad de Buenos Aires, acompañado de Miguel Tapia y Cristian Fabián Banegas, en representación de los jugadores de la selección argentina.
En el comunicado también se explica que, a pesar de que no tenía la autorización para hablar, se le cedió la chance de expresarse al entrenador tras la moción de un representante del Comité Ejecutivo y que luego de presentar varias denuncias hacia la dirigencia, Avveduto “insulta a todos los presentes y abandona el recinto”.
A raíz de esto, la Cafs tomó la drástica decisión, que tomó por sorpresa a muchos, pero que, por sobre todas las cosas, dejó al descubierto la gran problemática que hay puertas adentro entre dirigentes y jugadores.

“Nos cansamos de que nos mientan”
Uno de los que en su momento impulsó las denuncias contra los dirigentes fue el capitán del seleccionado, Marcelo Mescolatti, quien apuntó contra esa parte de la Cafs.
“Seguimos muy enojados, se enfrió todo un poco, pero la situación no cambió. Se vienen haciendo las cosas mal desde hace mucho tiempo y no hubo un cambio. El presidente de la Confederación escribió una carta, pero nunca más supimos nada y es raro porque hicimos denuncias muy graves”, expresó el mendocino y agregó: “Yo estoy en la selección nacional desde 2006, así que tengo vasta experiencia para hablar”. 
“Nosotros queremos lo mejor para el deporte y la selección y no tuvimos respuestas. Creo que ante esto debería algún dirigente decir ‘che qué pasa’, parar un poco la pelota. Lograr un cambio, si no se comprometen los dirigentes vamos a ser muy difícil, nosotros sí queremos ese cambio, pero hay algunos que persiguen otros objetivos. Ahí estamos hablando de visiones y valores diferentes y si no todos pregonamos lo mejor para el deporte y la selección va a ser muy difícil”, se lamentó el Chelo.
“Era el momento de dar el salto de calidad. Deportivamente lo hicimos y a nivel dirigencial, para poder hacerlo, hay que querer y ahí está el problema me parece. Evidentemente no se quiere dar, pero las explicaciones las tendrán que dar desde ese lado”, tiró el capitán campeón del mundo en Misiones 2019.
“Esto es un deporte amateur, los jugadores ponemos plata y tiempo, por eso el cambio sería difícil de lograrlo sólo desde el lado de los jugadores. Esto tiene que ser en conjunto. Lo hicimos por las buenas y nos cansamos de que nos mientan. Quizás las formas no fueron las mejores, pero llegamos a un punto de hartazgo”, reconoció Mescolatti.
El mendocino explicó que “muchas veces estuvimos bien en las concentraciones”. “Fui el primero en decírselo a los dirigentes, pero no puede ser una lotería, que te toque una concentración buena y dos malas. No puede ser eso una constante, como el tema de la ropa o de las entradas durante el Mundial”, agregó.
En ese sentido, el capitán de la selección contó que “en su momento la oferta fue dos entradas por jugador y eso no se cumplió”, en referencia a los tickets para cada partido de la Copa del Mundo. “Después salió una carta en la que decía que nosotros exigimos cierta cantidad de entradas, cuando no era cierto”, comentó.
“Sinceramente creo que es difícil que cambie o que mejore. Hay muchos chicos que no conocen toda la realidad, cada uno tiene sus dificultades en los clubes y es muy difícil que todos nos mancomunemos”, cerró Mescolatti.
Lo cierto es que por el momento la Cafs tomó una dura decisión para con el director técnico que, hace poco más de un año, festejó el título en la Tierra Colorada y que, seguramente, en los próximos días saldrá a exponer sus argumentos. 

“Estábamos cansados de agachar la cabeza”

En el plantel que ganó el Mundial el año pasado había un misionero: Sandro Antiveros. El oriundo de Dos de Mayo se mostró muy triste por la noticia, pero no por eso bajó la guardia y también, al igual que Mescolatti, apuntó contra la dirigencia.
“Estoy muy triste por lo que está pasando en nuestro fútbol de salón. Declarar a una persona no grata a un año y pico de ser campeones del mundo, con Avveduto de principal pieza para lo que conseguimos, es algo lamentable”, expresó el misionero.
“Estamos pasando un momento muy malo en el deporte y es una pena que haya pasado esto y que se tome una decisión tan drástica, sin tener en cuenta lo que iba a pasar después. En lo que iba a generar en nosotros y en el deporte”, se lamentó Antiveros.
La noticia fue un golpe bajo para muchos jugadores y el de la Tierra Colorada contó que los tomó por sorpresa y no dudó en expresar su malestar.
“Todos estamos sorprendidos, angustiados y tristes. Para nosotros (los jugadores) es injusta esa decisión. Le sacaron el trabajo, porque es a lo que se dedica y lo dejaron sin chances de hacer nada. Es muy ingrato lo que hicieron”, aseguró y comentó que “es un técnico reconocido y que esté pasando por esto...no se lo merece, por lo que nos dio y nos da”. 
“Recorrió todo el país para sacar una buena selección para ser campeón del mundo”, agregó Antiveros.
Para el misionero hay un punto clave en el que la dirigencia se molestó y determinó que fuese Avveduto el perjudicado: “Todo esto venía desde que levantamos la voz”.
“Pedimos mejoras en lo que refiere a los torneos y la selección. De afuera se ve que a la selección no le falta nada y es todo lo contrario. Le falta todo. Cuando estás adentro ves que no todo es color de rosa, de que tenés que agachar la cabeza y estábamos cansados de eso y creíamos que era el momento de levantar la voz”, confesó Antiveros.
La idea de los jugadores era hacer una petición para el bien común de nuestro deporte. “Queríamos mejorar la selección para los que vendrán y hoy nos encontramos con esto. Fue todo al revés”, masticó bronca el misionero.
“Estamos dolidos con lo que pasó, hay que seguir luchando, pero la gente tiene que saber que Avveduto es un gran técnico y una gran persona y no se merece lo que está pasando”, cerró. Antiveros.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina