Un ajuste de cuentas es la principal hipótesis del crimen en Irigoyen

Martes 25 de febrero de 2020 | 06:00hs.
Los hechos de violencia ocurridos en las últimas semanas en Bernardo de Irigoyen preocupan a los habitantes de la localidad y ocupan a las autoridades policiales, que tienen que lidiar con la complejidad que presenta la zona, ya que los delincuentes - asesinos en los últimos casos - buscan refugio en el vecino país. 
Como informó en la víspera este medio, en la noche del domingo un habitante que vive en la línea de frontera fue asesinado a balazos frente a su casa. La víctima en este  caso fue identificada como Diego Armando Jara (40), conocido y querido vecino de Irigoyen.

Según los testimonios recolectados por los efectivos policiales locales, todo indica que el asesino huyó a Brasil, por lo que se pidió colaboración a las autoridades brasileñas para la pesquisa. Y más allá del relevamiento de cámaras que se hará en el lugar, emergió como posible llave para el esclarecimiento del hecho una mujer del vecino país.

Según las informaciones que manejan los investigadores de la Unidad Regional XII, esta mujer había alertado sobre la presencia de una persona sospechosa que estaba merodeando la zona e incluso llamó a la Policía del vecino país. Por esta razón se pidieron informes para corroborar esta situación.
 
Incluso mediante las redes sociales ayer trascendieron unas imágenes de una persona a quien señalan como sospechoso. Se trata de un joven con gorra y una camiseta de fútbol a quien captaron de espaldas atravesando la frontera. Las fotografías fueron tomadas de día.

En relación a esto, vecinos consultados por este medio se aventuraron a decir que el asesino de Jara había estado merodeando la zona desde varias horas antes, incluso desde el día anterior, para matarlo. Todo deberá ser corroborado por la pesquisa, que está siendo guiada por el Juzgado de Instrucción Dos de Eldorado que dirige la jueza Nuria Allou. 

El móvil

Respecto del móvil del crimen, la principal hipótesis es que se trató de un ajuste de cuentas ligado al contrabando. Varios habitantes de la localidad y voceros policiales confirmaron que Jara se dedicaba al tráfico ilegal de mercaderías, un delito por el cual tenía muchas facilidades por la zona en la que vivía.

Incluso trascendió que después de ser atacado la víctima buscó minimizar las lesiones que tenía, diciendo que estaba bien y que no conocía a su agresor. Como informó este medio en la víspera, Jara llegó a ser asistido y trasladado al hospital local, donde murió a causa de al menos un disparo en el pecho.

Se buscará establecer si el homicida era un sicario o una persona que buscó dirimir sus diferencias con el fallecido con sus propias manos. La segunda posibilidad era la más probable ayer para los pesquisas debido a que los vecinos del lugar relataron que hubo una pelea y al parecer reclamos hacía la víctima.

Como informó ayer este medio, los efectivos de la Policía de Misiones fueron advertidos del hecho el domingo cerca de las 20.45. Los vecinos del barrio Santa Rita - no Obrero como se informó ayer - escucharon varios disparos y llamaron al 911 para alertar sobre lo sucedido. El homicida, en tanto, se fue caminando a Brasil. 
Se reconstruyó que la secuencia ocurrió cuando Jara llegó al lugar en su camioneta y bajó para ingresar a su viviendo. Allí fue sorprendido y atacado. Buscó caminar para alejarse de su casa y - se cree - proteger a su familia, pero cayó desvanecido por los impactos. 

Violencia y estadísticas

Como detalló ayer El Territorio, el crimen de Jara es el tercer homicidio en la zona. Al terrible femicidio de Sonia Cerpa (40) se le suma el asesinato de Gerónimo Ferreira Lima (20), quien  fue terriblemente castigado a golpes en Brasil y arrojado desde un vehículo muy cerca de donde se produjo la balacera el domingo.  
A estos hechos de violencia hay que sumarle el tiroteo que resultó con cuatro personas heridas a la salida de un boliche en la localidad de San Antonio.

El año pasado el diario La Nación consignó que el departamento Manuel Belgrano es la zona con mayor tasa de homicidios del país, incluso superando a Rosario. La estadística, basada en un informe del Ministerio de Seguridad de la Nación, se hizo en base a crímenes por cantidad de habitantes. “Si bien son pocos casos comparados con otros distritos, su población, que apenas supera las 50.000 almas, eleva los diez asesinatos a una tasa de 19,44”, explicó el artículo. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina