Trump lanzó una agresiva campaña para su reelección

Jueves 20 de junio de 2019
Trump se apoya en la bonanza económica de EE.UU. para su reelección.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lanzó el martes por la noche su campaña para un segundo mandato con claras señales a sus oponentes demócratas de que la de 2020 será una carrera dura y agresiva.
Excepto el demócrata de izquierda más aguerrido Bernie Sanders, los aspirantes demócratas ofrecieron como respuesta colectiva un encogimiento de hombros.
Incluso para un presidente que gusta de exagerar sus logros, insultar a sus oponentes y hacer afirmaciones inexactas, el discurso de Trump ante 20.000 personas en el Amway Center de Orlando, Florida, fue excepcional.
Desde los primeros minutos, arremetió contra periodistas que cubrían el evento, alentando a la multitud a sumarse a con insultos. Dijo que los demócratas son “impulsados por el odio” y movidos por el “socialismo radical”.
Durante casi 80 minutos, el presidente no dio nuevas ideas. Tampoco hizo el menor esfuerzo para extender su alcance más allá de sus seguidores de derecha.
Pero claramente esos no fueron los objetivos, sino arengar a la tropa republicana para lo que se anticipa como una campaña tóxica. 
Trump “entusiasmó a la base y les envió a los demócratas un mensaje bastante fuerte de que esta será una carrera difícil”, dijo el titular del Comité de Defensa del Presidente, Ted Harvey, al canal Fox News.
Hoy, Trump aparece peor parado para lograr la reelección que cualquiera de sus antecesores más cercanos. Tiene un nivel de aprobación del 42,5%, un respaldo nada despreciable si se tienen en cuenta la mochila de escándalos que arrastra su presidencia y el odio visceral que sienten por él la gran mayoría de los demócratas. Pero ese apoyo es inferior al que tenían Barack Obama, George W. Bush, Bill Clinton, George H. W. Bush y Ronald Reagan a la misma altura de sus primeros mandatos, y sólo supera al de Jimmy Carter, que perdió su reelección contra Reagan.
Sanders, a veces considerado como una versión izquierdista de Trump, no se mantuvo al margen. Sin duda, sus partidarios apasionados e ideológicamente convencidos habrían estado decepcionados con cualquier otra actitud.
“Un discurso de una hora y media de mentiras, distorsiones y un absoluto sinsentido”, dijo Sanders en un video difundido tras la presentación de Trump.
“Nuestro trabajo es derrotar al presidente más peligroso de la historia contemporánea de este país”, agregó. 
El favorito en la interna demócrata, Joe Biden -quien fue vicepresidente de Barack Obama-, se concentró en la afirmación del presidente de haber logrado un milagro económico. 
“Seamos claros: el presidente Trump heredó una creciente economía de la administración de Obama-Biden”, tuiteó el equipo de campaña del demócrata. 
“Ahora, él está en el proceso de despilfarrarlo”, agregó. 
Pero la mayoría de los demócratas respondieron con silencio o, en el mejor de los casos, con un tuit predecible, algo que Trump, que parece lucrar siendo el centro de atención, puede encontrar especialmente irritante. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina