Tomó de rehenes a cuatro niños y los asesinó

Miércoles 13 de junio de 2018
La ciudad de Orlando, que  recordó ayer el segundo aniversario de la matanza perpetrada en una discoteca gay por un hombre que juró lealtad al Isis, está conmocionada por un caso de violencia doméstica que terminó con la muerte de cuatro niños y del hombre que los tomó como rehenes.
Los cuatro niños fueron encontrados muertos en el departamento donde Gary Wayne Lindsey Jr. (35) se atrincheró cerca de la medianoche del domingo, tras haber herido a uno de los policías que habían respondido a un llamado de emergencias por violencia doméstica.
Gary se atrincheró cerca de la medianoche del domingo y desató la masacre un día después. Tenía antecedentes penales por incendio premeditado y violencia doméstica y también fue encontrado muerto, según dijo John Mina, jefe de la Policía de Orlando durante una conferencia de prensa.
“Hemos trabajado duro para que esta situación terminase pacíficamente. Desafortunadamente, ha tenido un final trágico y triste”, dijo Mina.
El incidente duró cerca de 21 horas y ahora los médicos forenses y la policía se disponen a investigar los hechos en un día en el que Orlando, la ciudad del centro de Florida mundialmente conocida por sus parques temáticos, conmemora el segundo aniversario de la muerte de 49 personas que asistían a una fiesta latina en la discoteca Pulse.  

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina