Seis meses separan de la libertad al sindicado “Rey de la Marihuana”

Jueves 14 de junio de 2018 | 06:30hs.
Cuando lo detuvieron en Eldorado, a principios de febrero de 2013, las crónicas de los medios del país e internacionales describieron a Thierry André Polus (61) o Slawomir Andrzej Polus, como un ciudadano polaco naturalizado francés altamente peligroso y cabecilla de una banda narcocriminal, que desde una mansión situada a orillas del río Paraná, a la altura de la localidad de Puerto Mado, comandaba el transporte de marihuana hacia Chile. De ahí su apodo: Rey de la Marihuana.

Fue llevado a prisión junto a sus cuatro cómplices, entre los cuales estaba su pareja argentina Mónica Patricia Demarre, el camionero Alejandro Javier Cárcamo, el chapista Héctor Javier Padilla y el comerciante chileno Luis Arturo Silva Barra.

Su captura fue muy celebrada porque los investigadores federales seguían sus pasos desde hacía cuatro años, pero en el contexto de encierro ese alto grado de peligrosidad basado en sus antecedentes criminales se redujo considerablemente, o al menos eso quedó explicitado en la condena que recibió por medio de un juicio abreviado que ni siquiera requirió la conformación de un tribunal.

Polus aceptó (a mediados de mayo de 2016) a instancias de la intervención de la defensora oficial y la fiscal del tribunal federal de Posadas, cinco años y once meses de prisión, admitiendo su coautoría en el delito de transporte de estupefacientes en concurso ideal con instigación de contrabando de exportación calificado. Igual reconocimiento hicieron Padilla, Demarre y Silva Barra, aceptando en ese entonces cuatro años y diez meses de cárcel, en tanto que para Cárcamo la pena fue de cinco años y seis meses.

Teniendo en cuenta el tiempo que estuvieron encerrados, antes y después de recibir la condena, pero a su vez apoyados en la buena conducta que tuvieron en esa condición, uno a uno fue recuperando la libertad de modo condicional bajo la premisa de llevar una vida decorosa sin cometer delitos, menos Polus.

Una condena previa obligó al sindicado Rey de la Marihuana (reincidente) a cumplir la totalidad de la pena sin posibilidad de un beneficio excarcelatorio. Eso hace que en seis meses esté en condiciones de egresar de la Unidad Penitenciaria Federal 7 de máxima seguridad de Resistencia (Chaco), donde quema sus horas e incluso, un reciente informe penitenciario da cuenta que su encierro culmina el 4 de enero de 2019. Ese día ganará la calle.

Poco colaborador
Fuentes judiciales informaron a este medio que Polus pretendió varias veces obtener el beneficio de la excarcelación, pero no corrió con las mismas contemplaciones que sus cómplices, actualmente libres.

El último intento que hizo fue argumentado en una enfermedad articular crónica. Su abogado sustentó el pedido en un complicado estado de salud al padecer la enfermedad denominada gota, un tipo de artritis que provoca episodios repentinos y severos de dolor e hinchazón de las articulaciones ocasionados por el incremento del nivel de ácido úrico en la sangre, según se describió.

El informe médico resultante de ese pedido dio cuenta de la veracidad del diagnóstico, pero se detalló que el condenado “se encuentra en buen estado general aunque presenta dolores articulares debido a la patología de base (gota), sin lesiones tegumentarias visibles de reciente aparición” e incluso se le indicó medicación y reposo en la sala médica del penal que se negó a cumplir, aduciendo que se siente bien en el pabellón y que, si no le concedían prisión domiciliaria haría reposo en su celda, directamente.

Su situación dio lugar a que desde la Procuración Penitenciaria de la Nación verifiquen los horarios en que se le proveía alimentación y si se ajustaba a la dieta recomendada para el abordaje de su dolencia, determinando también qué medicación le suministraban, la eficacia terapéutica demostrada y la regularidad en su administración.

El informe fue determinante para que el beneficio le sea denegado por última vez. Se indicó que estaba “clínicamente compensado y en buen estado general, con ruidos cardíacos normofonéticos, buena entrada bilateral de aire en campos pulmonares, abdomen blando depresible no doloroso y diuresis normal”.

En ese documento se especificó que “es un paciente poco colaborador” pero quedó sentado que su lugar de alojamiento “no le impide recuperarse o tratarse adecuadamente” aclarando que no era indispensable la reclusión domiciliaria. 

Los cuatro cómplices en libertad

Alejandro Javier Cárcamo
Condenado a 5 años y 6 meses de prisión, como coautor del delito de transporte de estupefacientes en concurso ideal con contrabando de exportación de estupefacientes calificado en grado de tentativa. Posee libertad condicional desde el 23 de agosto de 2016. Fijó domicilio en una propiedad de San Carlos de Bariloche, Rio Negro. El 4 de agosto de 2018 se dará por concluida su condena.

Luis Arturo Silva Barra
Condenado a 4 años y 10 meses de prisión, por instigación de contrabando de exportación de estupefacientes calificado. Obtuvo la libertad condicional el 29 de julio de 2016. Fijó domicilio en el barrio 20 de Junio de Candelaria. El pasado 10 de febrero se dio por terminada su condena.

Mónica Patricia Demarre
Condenada a 4 años y 10 meses de prisión, como partícipe necesaria. Fue beneficiada con la libertad condicional el 14 de junio de 2016. Fijó domicilio en una propiedad de la calle Sáenz de la ciudad de Granadero Baigorria, Santa Fe. La pena fue cumplida el 5 de diciembre de 2017.

Héctor Javier Padilla
Condenado a 4 años y 10 meses de prisión, como partícipe necesario. El 14 de junio de 2016 le otorgaron libertad condicional. Fijó domicilio en Granadero Baigorria. El 4 de diciembre de 2017 cumplió la totalidad de su condena.


Por Cristian Valdez
fojacero@elterritorio.com.ar

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina