Por el brote de hantavirus, Epuyén quedó al borde del aislamiento

Viernes 11 de enero de 2019 | 08:30hs.
El gobierno de Chubut solicitó la intervención de la Justicia para que obligue a poner en cuarentena a los pobladores afectados por la enfermedad.
Un pueblo de Chubut está viviendo horas críticas por el brote de hantavirus, que provocó nueve muertos y dejó, hasta el momento, al menos 24 casos positivos. El gobierno de esa provincia hizo una presentación judicial como una solución final: el ministro de salud local, Adrián Pizzi, pidió la intervención de la Justicia para que se obligue al aislamiento de los pobladores de Epuyén que tuvieron "vínculo epidemiológico" con las personas afectadas por la enfermedad.

El funcionario provincial confirmó a que el trámite que realizó ante la fiscalía de Esquel para que "se aplique con rigurosidad el aislamiento y se eviten los contactos porque es la única forma que hay de bajar el brote".

El pedido fue formulado ante los fiscales de Esquel, Ezequiel Forti y María Bottini, quienes recibieron en su despacho esta tarde al ministro y a Jorge Elías, el director asociado del hospital de zonal de esa localidad.

La medida se concretó al apelar al artículo 205 del código penal nacional que reprime "con prisión de seis meses a dos años, al que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia".

Una ciudad paralizada
La solicitud, que será tramitada por el Ministerio Público Fiscal, alcanzaría a unas 60 personas que tuvieron "contacto epidemiológico" con los afectados y se estima podría extenderse por 30 días.

"Estamos planteando el cumplimiento a rajatabla del aislamiento respiratorio impuesto para limitar la propagación porque de acuerdo a los propios testimonios de los pobladores sabemos que hay quienes no lo cumplen", explicó uno de los epidemiólogos del equipo interdisciplinario que se constituyó para enfrentar el brote.

Por su parte, la ciudad está paralizada. El intendente de Epuyén, Antonio Reato, resolvió la "suspensión de todas las actividades grupales en espacios cerrados municipales por el período de cuarenta días corridos" ante una alerta sanitaria llamada para evitar los contagios interhumanos por hantavirus.

La resolución municipal fue dictada en esa localidad de unos 4 mil habitantes, epicentro del brote de hantavirus en esa región chubutense. "La medida alcanza al gimnasio, la dirección de cultura, el auditorio, la capilla, los centros de jubilados y la sala velatoria", aclaró el comunicado.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina