Ozzy le hace frente a la enfermedad

Miércoles 22 de enero de 2020
Mucho se habló sobre la salud de Ozzy Osbourne: luego de sufrir neumonía, una gripe y una infección en la mano, durante el último tiempo decidió cancelar algunos de los shows programados en Norteamérica y Europa. 
Según había adelantado a The Rolling Stone, durante los últimos meses estuvo “agonizando” y “sufriendo más allá de lo que había experimentado en mi vida”. 
En una visita de ayer al programa Good Morning America, acompañado por su esposa Sharon y sus hijos Kelly y Jack, el rockero de 71 años habló abiertamente de sus problemas de salud, que obligaron a posponer dos veces en el último año su gira de despedida y alegó que fue diagnosticado con parkinson.
“No soy bueno guardando secretos. No puedo andar por ahí con esto más, porque es como que se me están acabando las excusas, ¿entiendes?” deslizó.
“Ha sido terriblemente desafiante para todos nosotros. Hice mi último show de Año Nuevo en The Forum. Luego tuve una mala caída. Tuve que operarme del cuello, lo que me fastidió los nervios”, recordó y agregó: “Hace un año, estaba en un estado de shock”.
“Se me entumeció este brazo por la cirugía, mis piernas siguen estando frías. No sé si eso es el parkinson o qué, ya sabes, pero ese… ves, ese es el problema. Porque cortaron los nervios cuando hicieron la cirugía. Nunca había oído hablar del dolor de nervios, y es una sensación extraña”, detalló.
Su esposa y manager se presentó con él a la entrevista y señaló que sufre de parkinson tipo 2.  “Hay tantos tipos diferentes de parkinson, no es una sentencia de muerte por ningún tramo de la imaginación, pero sí afecta ciertos nervios en tu cuerpo. Y es… es como si tuvieras un buen día, un buen día, y luego un día realmente malo”, explicó. 
Según adelantó, en abril el músico viajará a Suiza para comenzar un tratamiento para conseguir que su “sistema inmunitario esté a tope”. 
“Hemos llegado a un punto en este país donde no podemos ir más lejos porque tenemos todas las respuestas que podemos obtener aquí”, dijeron.
Además Ozzy pidió apoyo a sus fans: “Ellos son mi aire. Me siento mejor. Me he abierto al admitir el hecho de que tengo parkinson. Y sólo espero que ellos estén ahí para mí porque los necesito”. 
Ya medicado para tratar la enfermedad, explicó que al proceder de un “entorno de clase trabajadora”, odia “decepcionar a la gente”. “Odio no hacer mi trabajo. Así que cuando veo a mi esposa ir a trabajar, a mis hijos ir a trabajar mientras todo el mundo está tratando de ayudarme, eso me deprime porque no puedo contribuir con mi familia”, alegó.
Así, anunció en noviembre las fechas de los conciertos reprogramados en Europa de su gira de despedida ‘No more tours 2’, que fueron pospuestos a principios de 2019. 
“No puedo esperar a salir y volver a la ruta. Lo necesito, sabes. Esa es mi droga de hoy. He hecho toda la otra mierda, la he dejado en el camino y he sobrevivido a ella. No he terminado aún. No voy a ir a ninguna parte todavía”, finalizó. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina