Nueve de cada diez familias terminó junio con deudas

Viernes 3 de julio de 2020 | 01:00hs.
El stock de endeudamiento de las familias argentinas creció 4,6% en junio empujado por las deudas no bancarias, que aumentaron 16,1%, de modo que casi nueve de cada diez familias terminaron el mes con compromisos de pago pendientes, según un informe elaborado por el Centro de Economía Regional y Experimental.
La deuda total de las familias alcanzó los 1.905.119 millones de pesos y afectó a 11,9 millones de hogares, que equivalen al 86,5% de los hogares del país, unos 163.000 hogares menos que en mayo, aunque creció en 83.415 millones de pesos la deuda para quienes no pudieron cancelar sus pasivos.
Según el informe, si bien las deudas bancarias se redujeron 1,6% en junio hasta los 1.168.217 millones de pesos a raíz de la caída en los créditos prendarios (-5,8%) y de tarjetas de crédito (-2%), la deuda no bancaria aumentó un 16,1% respecto de mayo y alcanzó los 736.902 millones de pesos, principalmente por el retraso en el pago de impuestos (+24%) y servicios (+15,5%).
“Lo más frecuente en junio continuaron siendo los atrasos en impuestos, que acumuló deudas por 185.040 millones de pesos, 24% más que en mayo. Las familias continuaron dejando de pagar impuestos como el inmobiliario, patentes, y otros nacionales y municipales”, señaló el documento de la consultora que dirige la economista Victoria Giarrizo.
Por otra parte, el informe señala que si bien creció poco (+1,4%) la deuda con “familiares y amigos”, sí aumentaron muy fuertemente (+12,6%) las deudas con prestamistas, algo que preocupa por su alto costo y riesgo.
Otro de los datos que se resaltan de junio es el aumento del temor de los hogares a perder ingresos o el empleo que, para el 44,9% de las personas, es muy alto y que, cuando finalice la cuarentena, si se recuperan los ingresos el 61,8% de los hogares los destinará a cancelar pasivos.
“En la medida que se liberen más actividades es de esperar que las familias vayan regularizando sus deudas no bancarias. Pero ese proceso será muy lento e irá combinado con aumentos en el stock de deuda de quienes perdieron ingresos o empleo y no recuperan todavía”, analizó el estudio. 
En este sentido, señalaron que la carga de la deuda en las familias será “uno de los grandes limitantes para recuperar el consumo, aun cuando los ingresos comiencen a ganar terreno”, ya que “primero se cancelarán deudas y después habrá consumo”. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina