Martes 26 de septiembre de 2017

Los pediatras dicen no a los monitores para los bebés para el smartphone

Sábado 11 de febrero de 2017 | 23:00hs.

Los sensores en la ropa del bebé, pueden registrar falsas alarmas

Los padres deberían pensarlo dos veces antes de comprar ropa "inteligente" con monitores de los signos vitales para hacer un seguimiento de la salud del bebé, recomiendan los pediatras.

Un nuevo tipo de monitor doméstico para bebés ha llegado al mercado. Los sensores eléctricos colocados en medias, los mamelucos, los botones, etc., detectan continuamente los "signos vitales" como la respiración, el pulso y el nivel de oxígeno.

Pero las continuas falsas alarmas de los monitores acaban con los nervios de los padres y llevan a que se hagan pruebas innecesarias a los bebés, señaló Christopher Bonafide.

Bonafide es médico en el Hospital Pediátrico de Filadelfia, y también el autor principal de un editorial en la edición del 24 de enero de la revista Journal of the American Medical Association (Jama).

Estos monitores de los signos vitales no han sido aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., y no hay evidencias de que los dispositivos prevengan ningún problema potencialmente fatal en los bebés normales, dijo Bonafide.

"Me preocupa la atención innecesaria e incluso el posible daño para los bebés que pueden estar asociados con las alarmas de estos dispositivos", dijo Bonafide. "Estos dispositivos no juegan ningún papel en la atención de los bebés sanos".

Uno de estos dispositivos es el "smart sock" (media inteligente) con sensores de Owlet Baby Care. El bebé lo lleva en el pie para monitorizar los signos vitales y su precio es de 250 dólares, según el fabricante.

"Al dar a los padres la información correcta en el momento correcto, les estamos empoderando para tomar decisiones informadas", dijo Owlet en respuesta al artículo de opinión de JAMA. La compañía afirmó que su misión es "ayudar a los padres a ser proactivos con respecto a la salud y el bienestar de su bebé".

Bonafide se enteró de la existencia de estos nuevos monitores cuando una madre llevó a su bebé sano a la sala de emergencias después de que sonara una alarma.

"Su bebé estaba completamente bien, pero como saltó una alarma, la familia vino a emergencias", comentó. "Los médicos que estaban allí dijeron: 'Bueno, si saltó una alarma, quizá debamos admitirlo para tenerlo en observación'".

Las falsas alarmas pueden producirse si los bebés activan el monitor al darle una patada o al darse la vuelta, o si experimentan un cambio inofensivo en sus signos vitales que el dispositivo interprete como una amenaza para su vida, dijo Bonafide.

Por ejemplo, la investigación ha mostrado que los bebés experimentan ocasionalmente reducciones repentinas en su nivel de oxígeno que activarían el monitor, comentó.

"Se trata solo de fluctuaciones normales", dijo Bonafide, y añadió que la alarma haría que los padres pensaran lo contrario.
Es probable que los bebés que lleguen por una falsa alarma se sometan a análisis de sangre, a radiografías y otros procedimientos que son caros y potencialmente dañinos, dijo Bonafide.

Esas falsas alarmas también acaban con los nervios de los padres jóvenes faltos de sueño, añadió.

Una madre le dijo a Bonafide que el monitor de su bebé la había despertado unas tres o cuatro veces más a la semana con falsas alarmas. "Eso es mucho si el bebé ya le está despertando cada dos o tres horas cada noche", dijo.

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) recomienda que no se usen monitores de alta tecnología para los bebés que gozan de buena salud, dijo Rachel Moon, que preside el grupo de trabajo sobre el SMSL de la academia.

La principal preocupación de la AAP es que no hay evidencias de que los dispositivos siquiera funcionen, dijo Moon, directora de pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia.

Al no afirmar que los monitores evitan el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), los fabricantes pueden evitar la regulación sobre los dispositivos médicos de la FDA, indicaron Bonafide y sus coautores.

"Estas compañías... han ido directas al mercado", comentó Bonafide. "Y así el público en realidad no sabe nada sobre la precisión de los dispositivos o su seguridad".

Pero según el editorial, un video que anuncia el dispositivo de Owlet menciona el SMSL. Sugiere que la aplicación podría señalar a los padres cuando algo no va bien, afirmaron los autores.

Owlet respondió que la compañía ha realizado "unas pruebas de seguridad del producto extensivas", y añadió que Smart Sock cumple con los requisitos de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor.

A la AAP también le preocupa que los padres que usen los dispositivos no sigan las directrices para un sueño seguro que han demostrado que previenen las muertes por SMSL, dijo Moon.

"Nos preocupa que las personas se vuelvan complacientes", dijo Moon. "Si tienen un monitor, quizá sientan que pueden poner a dormir al bebé boca abajo, o dormir con el bebé".

Bonafide dijo que no quiere que los dispositivos sean retirados del mercado, ya que podrían proporcionar una monitorización necesaria de los bebés con problemas respiratorios o cardíacos.

Pero le gustaría que la FDA interviniera y requiriera que se hagan estudios para verificar la precisión y la seguridad de los monitores.

"La innovación en el modo en que monitorizamos a los niños es muy valiosa", dijo Bonafide. "El problema es que estas compañías se han saltado todos los pasos que existen para realmente proteger al público del daño de estos dispositivos".

Fuente:www.TerritorioDigital.com

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina

 
Alaita Clasificados
Revista Aniversario Diario el territorio
Guía de compras y servicios
Revista Rumbos