Menos animales en las calles por trabajo conjunto

Jueves 20 de junio de 2019 | 02:00hs.
Las intervenciones se realizan en el Centro Integrador Comunitario con turno previo. | Foto: María Rosa Fernández
En 2016, el municipio de Santa Ana implementó un programa de control de natalidad de perros y gatos a fin de evitar la proliferación desmedida de animales callejeros.

Desde el departamento de Bromatología y el consultorio de castración y vacunación, Lucía Valenzuela, a cargo del programa Tenencia Responsable de Mascotas, dialogó con El Territorio al respecto: “La iniciativa surgió al notar que había una gran cantidad de animales domésticos sueltos y en incremento, principalmente perros y gatos”.

Además, manifestó que a pesar de que la ordenanza estaba vigente, “era imposible ponerla en práctica en aquél momento debido a falta de presupuesto para tener un espacio físico donde poner a las mascotas halladas en la vía pública”. 

De esa situación nació el programa que consiste en la concientización poblacional, además del consultorio de castración, en el cual se están realizando de 10 a 15 esterilizaciones por semana.

“Esa acción ha determinado un cambio importante en cuanto a la cantidad de animales deambulando y proliferando al no haber un control”, detalló.
Y añadió que “una mascota mal cuidada genera una serie de inconvenientes, entre ellas la parasitosis y leishmaniasis. Entonces nos pusimos manos a la obra y ya se llevan castrados más de 1.000 animales con el consentimiento de sus propietarios obviamente, ya que toda cirugía genera un riesgo”.

Para acceder a la intervención se debe reservar un turno previo debido a que hay un cuidado pre y postquirúrgico que los dueños de las mascotas deben aprobar por escrito.

Las cirugías se realizan en un consultorio acondicionado para tal fin en el Centro Integrador Comunitario (CIC) con los elementos acordes al trabajo a realizar. 

Control de mordedores

“El próximo paso es llevar un registro de los mordedores, eso significa que cuando hay alguien que es mordido por un perro, se haga la denuncia correspondiente y se lleve un registro para observar al perro, tenga o no tenga dueño”.

Posteriormente, se lo ata por siete días y se observa que no presente síntomas de rabia, “eso lo queremos implementar a partir de ahora, dentro de los recursos que tenemos que no es mucho y como es un servicio gratuito que se brinda a la comunidad, se busca de a poco ir mejorándolo”.

Por eso pidieron el apoyo de la comunidad, ya que el servicio beneficia a todos.  “La población debe ayudarnos a controlar la natalidad de sus mascotas para que no siga en aumento y de esa manera también brindar salubridad a los humanos y evitar sufrimiento a los animales, que muchas veces son abandonados quedando totalmente desprotegidos", sentenció.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina