Médica desestimó la teoría del suicidio y la fiscalía pidió prisión perpetua para Duarte

Jueves 22 de agosto de 2019
Mendoza fue la última testigo y brindó detalles de la autopsia. | Foto: Franco De Olivera
El Tribunal Penal Uno de Eldorado fue el escenario de la segunda jornada del juicio por el asesinato de Cristian Hugo Ayala (32), hallado muerto en el alquiler que habitaba en el kilómetro 7 de esa localidad en diciembre de 2017. Por el crimen está siendo juzgada Marisa Duarte (31), acusada por homicidio agravado por el vínculo. 
En la víspera, los jueces Atilio León, Lyda Inés Gallardo y María Teresa Ramos escucharon el testimonio de la profesional que realizó la autopsia, última testigo citada antes de que se desarrollen los alegatos del Ministerio Público Fiscal y la defensa de la imputada. La sentencia, en tanto, se dará a conocer el miércoles próximo. 
En su alocución, el fiscal Federico Rodríguez pidió la pena a prisión perpetua, apoyándose, sobre todo, en la declaración de la última testigo, quien señaló que las heridas que presentaba la víctima no podrían haber sido autoinfligidas. La defensa, en tanto, pidió la absolución de Duarte por el beneficio de la duda. 

Descartó suicidio
El debate se retomó pasada las 9 de la mañana y lo único que se escucharon  fueron las apreciaciones de la médica Marlene Mendoza, quien realizó el examen de autopsia al cuerpo de Ayala. La profesional fue contundente y dejó más que comprometida la coartada del suicidio que desarrolló la acusada en la primera audiencia. 
Mendoza detalló que el occiso tenía “múltiples heridas de defensa, excoriaciones y heridas cortantes” y agregó que se trataba de lesiones recientes, desestimando lo dicho por la acusada, quien había señalado que su pareja tuvo una pelea dos días antes de su muerte y por ello presentaba una lesión en la oreja. 
Al detalle, la especialista señaló que una de las heridas se registró “a nivel del pabellón del auricular derecho que llega a la oreja, una lesión en la nariz profunda y la lesión del descenso fue en el pecho. Ésta tiene una proyección oblicua de derecha a izquierda que ingresa por el hemitorax”.
La médica dejó claro que las lesiones no pudieron haber sido generadas por la propia víctima, señalando que, por ejemplo, el corte en la oreja lesionó el cartílago y eso genera mucho dolor. “Para atravesar y llegar hasta el corazón se tuvo que hacer con mucha fuerza”, agregó sobre la lesión mortal. 
“Minutos demoró la muerte de Ayala, por afuera no tenía sangre,  pero por dentro los órganos están con un shock”, concluyó.
La médica fue consultada por el estado de ebriedad de la víctima y la acusada, ya que ambos tenían niveles de alcohol en sangre muy elevados - ella 2,85 y él 2,60 gramos por litro-. En este sentido, la respuesta fue que Ayala pudo no haber tenido el control de su cuerpo, perder fuerza y consciencia. En cuanto a Duarte, en cambio, no descartó que haya podido cometer el crimen, aún en ese estado.

Pidió la máxima
Llegado su momento, el fiscal Rodríguez fue contundente y pidió la prisión perpetua basándose en los testimonios de la propia acusada, además del examen de autopsia. Nombró los antecedentes de Duarte, que ya fue condenada por homicidio y purgó 8 años de cárcel, además de los problemas de conducta que mostró el último tiempo en prisión. “La acusada no se bañó (previo al crimen), se limpió después de matar a su concubino. Desde mi punto de vista, la intención de matar estuvo siempre, por eso la especulación de la sangre. Ella esperó un rato, se aseguró de que su esposo estuviera muerto y recién ahí salió a pedir ayuda”, expresó. 
También señaló que el estado etílico de la acusada serviría para demostrar que no tenía “ninguna perturbación de conciencia, si no que hizo una teatralización.”
“Marisa dibujó su coartada, tampoco en ningún momento hubo pérdida de la memoria. Recuerda todo, hasta qué iban a comer ese día, recuerda todos los detalles. Pido prisión perpetua, ya que además posee una condena anterior, corresponde la declaración de reincidencia”, solicitó ante de los jueces, tras una hora y media de exposición.
El miércoles 28, la acusada, antes de oír el veredicto de la Justicia, tendrá la posibilidad de decir sus últimas palabras. 
Como viene informando este medio, el crimen de Ayala se registró durante la tarde del 14 de diciembre del 2017, en el kilómetro 7 de Eldorado.

La coartada de la acusada que se desmoronó

“Cuando salgo del baño, ya estaba en el piso tirado muerto”. Con esas palabras, Duarte insistió con la teoría del suicidio de su pareja en la primera jornada de juicio, desarrollada el martes. La mujer señaló entonces que una vez que vio a Ayala se tiró “arriba, le respiré en la boca y pedí auxilio. No llevé en cuenta si respiraba o no, estaba muy asustada”. Después, llamó a los vecinos, quienes pidieron ayuda a las autoridades y la asistieron. “Mi marido estaba celoso y tenía miedo de que salga a prostituirme con mi hermana porque ese día me puse vestido. Cada vez que me vestía así, me hacía escenas”, esgrimió sobre los presuntos celos de la víctima. Confirmó que habían bebido “vodka con Baggio” y desarrolló supuestas actitudes suicidas de la víctima: “Conmigo era muy bueno, pero quería matarse. Intentó miles de veces ahorcarse en la casa de mi hermana, en otro alquiler donde estábamos”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina