Mató a su ex novia y a otras tres personas en una iglesia

Jueves 23 de mayo de 2019
La ciudad de Paracatu, en el estado brasileño de Minas Gerais, no salía de su conmoción ayer  horas después de que un hombre armado asesinara a disparos a tres personas en una iglesia bautista inmediatamente después de haber matado a su ex novia a puñaladas en la casa de su madre.
El agresor, Rudson Aragao Guimaraes, un ex militar de 39 años, se encuentra internado en el Hospital Municipal de la ciudad después de haber sido baleado por la Policía Militar (PM), que intervino en la iglesia. Según confirmó a The Associated Press Flavio Santiago, vocero de la PM de Minas Gerais, el asesino se encuentra “estable” aunque no recuperó la conciencia. 
Las fuerzas de seguridad mantienen un cordón de seguridad en el hospital y esperan el alta de Guimaraes para conducirlo de inmediato a una dependencia de la policía. Las tres víctimas de la iglesia, dos mujeres de 57 y 63 años y un hombre de 67, son velados desde anoche en la ciudad. 
En tanto, la familia de la ex novia del asesino despide el cuerpo de Heloísa Vieira Andrade, de 59 años, en las afueras de Paracatu. El ataque se produjo la noche del martes en la iglesia Shalom del barrio Bela Vista de Paracatu, una ciudad de 80.000 habitantes. La iglesia albergaba una reunión privada de fieles en la que había alrededor de 20 personas al momento del ataque.
El comandante del batallón de la PM en Paracatu, Luiz Magalhaes, dijo a AP que Guimaraes llegó a la iglesia “desorientado” y diciendo “frases incoherentes”antes de abrir fuego con una pistola. 
El objetivo original del atacante era el pastor del templo, quien consiguió escapar por la parte trasera. De acuerdo con testimonios de sobrevivientes a la policía, el atacante dijo que “había vuelto del infierno para cumplir una misión” y posteriormente les disparó a un señor y una señora.
La Policía Militar llegó a la iglesia tras escuchar los primeros disparos, informaron las autoridades. Una vez acorralado, Guimaraes sujetó a una tercera víctima y le disparó en la cabeza. Inmediatamente después, la policía le dio un balazo en el pecho al agresor, quien aún tenía seis municiones útiles disponibles. El agresor frecuentaba la iglesia hasta que fue expulsado hace poco por  “problemas de comportamiento”. 
”Desconocemos si el atacante tenía permiso para portar armas, será objeto de investigación”, dijo Santiago.

Bolsonaro cambia decreto que permitía portar fusiles

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, se retractó de un decreto que buscaba mitigar el control de armamentos y que él mismo firmó semanas atrás.
El gobierno publicó ayer un nuevo decreto con el que anula o ajusta partes de la disposición del 7 de mayo que atrajo fuertes críticas. El primer decreto permitía la compra de armas más poderosas, incluso de algunos rifles semiautomáticos, y autorizaba a los menores de edad a practicar el tiro deportivo.
El nuevo decreto prohíbe la venta de rifles en la mayoría de los casos y dispone que la edad mínima para la práctica de tiro sea de 14 años. El gobierno dijo en un comunicado que los cambios obedecen a “inquietudes planteadas por el poder judicial, el poder legislativo y la sociedad en general”, pero sostuvo que no modificaba la “esencia” del decreto.
Ahora sólo los propietarios rurales podrán adquirir ese tipo de armas largas y mantenerlas en sus casas, añadió el gobierno, tras informar que los cambios fueron introducidos “a partir de los cuestionamientos realizados ante la Justicia, en el ámbito del Poder Legislativo y por la sociedad en general”.  
El lunes, la fabricante brasileña Taurus anunció que desde la publicación del decreto recibió 2.000 pedidos de su fusil semiautomático T4, lo que hizo subir 7,6% sus acciones en la Bolsa de San Pablo el martes. Ayer, sus acciones registraban un retroceso en torno al 3,2%.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina