Más que una reina de belleza, una representante de la fiesta

Viernes 14 de septiembre de 2018
Silvia Godoy

Por Silvia Godoy sociedad@elterritorio.com.ar

Anoche se vivía el desfile de la elección de la reina nacional del inmigrante. Las candidatas se prepararon meses para llegar al momento más esperado.
Son jóvenes, bonitas, conscientes del gran legado cultural de sus mayores y de la riqueza que hay en esas historias nostálgicas de otro siglo, esos relatos que cuentan de barcos que dejaban lo conocido para empezar en una tierra nueva.
Cada una de ellas representa a una colectividad de inmigrantes y se enfrentaba anoche al momento más trascendente en su formación como embajadoras de sus orígenes: la ceremonia de la elección de la reina nacional del inmigrante.
El nombre de la nueva dueña de la corona se sabría pasada la medianoche, pero antes, durante toda la jornada y ya en el escenario, en cada pasada del desfile se vivió en el Parque de las Naciones de Oberá una verdadera fiebre de reinas.
Los preparativos para las quince candidatas comenzaron bien temprano, incluyeron sesiones de belleza, prueba de trajes, de peinado, ensayo de desfile y de discurso, entre otros menesteres.
Es que “una reina de la Fiesta Nacional del Inmigrante no tiene que ver con la belleza, y la preparación de las candidatas lleva mucho trabajo, lleva meses de formación, de ensayo, de aprendizajes”, contó a El Territorio Hugo Viera, coordinador del área de reinas de la federación y que, además, por muchos años fue coach de las candidatas.
“Uno ve la belleza de las chicas y sus trajes tan hermosos, pero cada una de las jóvenes para estar en ese lugar hizo un trabajo muy grande en el porte, la manera de comunicar, en el rescate de sus antepasados, en la forma de presentar la fiesta y esta tierra que es un crisol de razas y una tierra de solidaridad y hermandad”, dijo.
Y por último, Viera, que también está al frente de varios ballets, rescató: “En el camino al reinado, las candidatas a soberanas refuerzan el valor de la amistad y la familia, y tienen claro que esto no es un certamen de belleza donde la competencia es todo, sino que es una elección de una representante de la fiesta y por ello la elegida debe reflejar el espíritu de la fiesta que es de respeto, solidaridad, fraternidad”.

Emocionante
Florencia Dieminger, de la colectivad rusa, finaliza un año de reinado y es la encargada de hacer el traspaso de los atributos: corona, cetro y banda a la nueva soberana.
Muy emocionada, relató “Fue un gran año, estuvimos en muchas fiestas a lo largo de la Argentina, fue una etapa muy linda. Una siempre piensa que pudo hacer mucho más, pero me quedo con las experiencias positivas, con una etapa que viví a pleno con mucho orgullo. Y es eso lo que le deseo a quien será nuestra nueva soberana, que sea muy feliz, que disfrute y que lleve en alto la fiesta y nuestras tradiciones, que somos los jóvenes los que tenemos la tarea de que no se pierdan, de que vivan de generación en generación”. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina