Los Juegos se aplazaron por el Covid-19 y los misioneros se alivian

Miércoles 25 de marzo de 2020 | 05:00hs.
Por Roxana Ramírez
deportes@elterritorio.com.ar
Los venían pidiendo los deportistas, varias delegaciones de países más fuertes en materia deportiva ya estaban bajando su participación y finalmente desde Japón y el Comité Olímpico Internacional dieron lugar a la sensatez y los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 fueron aplazados, en principio, hasta julio del próximo año a raíz de la pandemia de coronavirus que mantiene al mundo en vilo.
En la edición de ayer de este diario, la ciclista misionera Mariela Delgado había hablado acerca de la incertidumbre que causaba a los deportistas esta situación de incertidumbre, en su caso ya estando prácticamente clasificada a los Paralímpicos de Tokio: “Creo que es lo mejor, no se pueden hacer ahora en las circunstancias en las que estamos. Lo más lógico es posponerlo para poder hacer el proceso normal de clasificación y nosotros el proceso de preparación para poder llegar bien”.
Situación similar era la que vivía el atleta de Eldorado, Jonathan Avellaneda, quien estaba muy cerca de tener su plaza en Tokio en salto en alto, y al igual que Mariela, iban a ser sus segundos Juegos Paralímpicos ya que ambos estuvieron en Río de Janeiro 2016.
Por otra parte, Paula Quirós estaba a la expectativa de ser la elegida en ciclismo de montaña, ya que Argentina consiguió una plaza para el país y ella fue una de las que más puntos UCI consiguió para esto.
La Federación Argentina de Ciclismo de Montaña debía resolver si va la apostoleña o la jujeña Agustina Apaza, ambas empatadas en puntos internacionales. Hoy la situación con la reprogramación cambia el panorama y seguramente más adelante se podrán realizar los Panamericanos y también los Preolímpicos que fueron aplazados y en el caso de ellas la cita continental, tal vez se logre hacer y la mejor de las dos será la encargada de llevar los colores albicelestes. 

Lourdes, la única con boleto
La única misionera oficialmente confirmada para Tokio es la tripulante Lourdes Hartkopf, quien también estaba complicada para entrenar ya que los clubes náuticos en Buenos Aires, donde reside, cerraron a causa de la pandemia.
 “El coronavirus nos arruinó la planificación, porque nosotras veníamos entrenando acá, en Buenos Aires, teníamos pensado hacerlo hasta mediados de abril y ahí nos íbamos a ir a Europa a correr dos campeonatos y la Federación, junto con el Enard, decidieron no mandarnos por el coronavirus. Igual esos campeonatos no se saben si se hacen o no, pero en marzo había campeonatos en España y se suspendieron todos”, explicó días atrás también a este medio.
Lourdes, quien logró la clasificación a mediados de febrero en Mar del Plata, junto a su compañera bonaerense Belén Tavella, en el marco del Sudamericano de Yachting en Mar del Plata en la clase 470, tenía planeado decir presente en dos campeonatos: entre abril y mayo en La Semana de Hyeres y el Europeo, también en Francia.
Después, en junio, partir a Japón a otro campeonato y ahí quedarse hasta que se inicien los Juegos Olímpicos.
Ahora el panorama cambió, al menos con respecto a tener una fecha, y los misioneros están a la espera que todo mejore para poder retomar sus entrenamientos y quizás sumar más representantes a la máxima cita.

Primó la cordura: la cita puede esperar

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, confirmó ayer que se aplazan por un año los Juegos Olímpicos de Tokio, pautados para desarrollarse, originalmente, entre el 24 de julio y el 9 de agosto.
Abe dijo que el aplazamiento lo resolvieron ayer en una conversación telefónica que mantuvieron con el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, quien fue el que aceptó la propuesta, por la pandemia de coronavirus que tiene en jaque al planeta.
El COI había emitido el domingo pasado un comunicado en el que manifestaba que “dentro de cuatro semanas”, aproximadamente, definiría si aplazaba los Juegos. Recién, en su primer comunicado oficial tras la reunión, confirmó la postergación con plazo máximo de un año: “Los Juegos de la XXXII Olimpiada en Tokio deben reprogramarse para una fecha posterior a 2020 pero no más tarde del verano de 2021 para salvaguardar la salud de los atletas, todos los involucrados en los Juegos Olímpicos y la comunidad internacional”.
En las últimas horas varias federaciones, entre ellas Estados Unidos, pidieron públicamente por la postergación, y Canadá anunció que no participaría del certamen deportivo si no se decidía suspenderlo hasta que pase el brote del virus.
Por otra parte, Japón y el COI, acordaron que los Juegos Olímpicos de Tokio podrían ser un faro de esperanza para el mundo durante estos tiempos difíciles y que la llama olímpica podría convertirse en la luz al final del túnel en el que el mundo se encuentra actualmente.
Por lo tanto, se acordó que la llama olímpica permanecerá en Japón. También se acordó que los Juegos mantendrán el nombre de Juegos Olímpicos y Paralímpicos Tokio 2020. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina