Liz Solari tuvo una boda espiritual en la playa

Sábado 3 de noviembre de 2018 | 14:30hs.
Liz Solari es una esposa doblemente feliz. Después de dar el sí ante la ley en Cerdeña con Walter Fara, la modelo tuvo su segunda boda de ensueño en el paraíso de Tulum, México.

Los novios -en realidad ya esposos desde junio- reunieron a un grupo de amigos íntimos y familiares e intercambiaron sus votos de amor con el mar Caribe de marco. ¿La invitada más importante? Ita, la perrita de la pareja, que viaja con ellos por todo el mundo y es considerada un "ángel guardián" por la modelo.

Liz estaba radiante y muy sensual con un vestido blanco de tul bordado con un escote en V profundo adelante y en la espalda. Le dio un detalle de color con el ramo violeta. En el cabello, el velo y un peinado con ondas gruesas, muy playero y descontracturado.

Walter y Liz se conocieron en 2011 en Londres, donde ella se radicó un año antes después de la muerte de su novio, Leonardo Vergahen. Se enamoraron y vivieron un intenso romance en el Viejo Continente pero se separaron meses después. En 2012 volvieron a mostrarse juntos, pero desde entonces los medios les perdieron el rastro.

Es que la modelo no suele hablar de su vida privada, especialmente desde aquel trágico episodio que la marcó. De hecho, tampoco se conocen muchos datos del afortunado marido, sólo que es oriundo de Cerdeña y que se dedica al management deportivo con mucho éxito.

Antes de la boda, la novia tuvo su despedida de soltera con amigas. Corrieron muchos tragos y risas.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina