Liberaron a cuatro de los imputados por el brutal crimen de Diego Genzler

Domingo 8 de julio de 2018 | 03:00hs.
En la madrugada del 20 de octubre del año pasado, Diego Adrián Genzler (22) fue asesinado a piñas, patadas y machetazos por una patota que atemorizaba a los habitantes del barrio Oeste de la localidad de Campo Viera.

La víctima padecía ataques de epilepsia y residía con su abuela paterna en el Lote 5. Al momento del hecho, regresaba de la casa de su novia, en el barrio Oeste, cuando fue interceptado por los agresores.

Según testigos, la víctima fue rodeada y no tuvo opción de defenderse más que a los gritos. Su pedido de auxilio alertó a varios vecinos, algunos de los cuales salieron a ver qué sucedía y trataron de interceder, pero los homicidas estaban cebados de sangre y fue imposible evitar la tragedia.

En las horas posteriores fueron detenidos Rolando M. (27), Agustín C. (18), Diego Ariel P. (20), Sebastián Alejandro R. (22) y Mateo Jesús F. (15).
Los cinco fueron imputados por el delito de homicidio calificado por ensañamiento y alevosía y el concurso de dos o más personas.

Hace poco menos de dos semanas, tras ocho meses detenidos, el Juzgado de Instrucción Uno ordenó la excarcelación de los cuatro mayores, mientras que el menor permanece alojado en el Correccional y de Menores de Villa Lanús, Posadas.

Fuentes del caso precisaron que el adolescente sería el más complicado de todos. Precisamente, los demás implicados lo habrían sindicado como el autor de los machetazos que padeció Genzler.

“Eso es para los giles que hablan pavada...para todos esos gatos que tiraron mierda por mi y por mi familia... ahora estoy libre mierdas; estaba preso, no muerto, perras”, escribió Rolando M. en su perfil de Facebook, tras su liberación.

Por su parte, en la portada de su cuenta Diego Ariel P. colocó la fotografía de una pistola automática, lo que algunos vecinos consideraron un intento de intimidación.

Testigo clave
Ezequiel Da Cruz contó que a las 2.30 del 20 de octubre pasado volvía a su casa con dos amigos y vio cuando atacaron a la víctima.

Sobre el hecho, relató que “vimos que Adri estaba en la otra cuadra y nos levantó la mano saludando. Ahí de golpe salieron de todos lados y le empezaron a correr. Adri se cayó y le empezaron a pegar machetazos, piedrazos y patadas”.

“Hasta revólver nos mostraron. Mis amigos y yo les gritábamos que paren; llorábamos desesperados pero no podíamos llegar hasta el lugar porque unos le pegaban y los otros nos atacaban a nosotros. A un compañero le cortaron la cabeza”, precisó el testigo. 

Gladis Núñez, vecina del barrio Oeste, quien comentó que alrededor de la 1.30 del día 20, se dirigió en persona hasta el Comando Radioeléctrico para avisar que la patota estaba generando disturbios y molestando a la gente que pasaba.

“Los policías fueron a ver y dieron una vuelta, pero los delincuentes se escondieron. Los policías se volvieron y a la media hora asesinaron a Adrián”, lamentó.
A pocas horas del hecho, el parte oficial de la Policía precisó que un menor que quiso mediar en el incidente resultó con lesiones en la cabeza y una mano, mientras que al menos tres testigos fueron perseguidos por los agresores, lo que marca el descontrol que existía en la zona.

“Mi hijo vio cómo le pateaban en la cabeza y el muchacho ya ni se defendía. Era como una bolsa de papa. A un chico que quiso meterse le golpearon bastante y después le corrieron. Los que hicieron eso son unos demonios, no tienen perdón”, comentó otra vecina.  

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina