La solidaridad como experiencia de aprendizaje

Jueves 16 de mayo de 2019
Los niños del paraje El Parque de la localidad de San Antonio están más cerca de contar con sanitarios instalados. Esta semana llegaron a la Escuela 890 los materiales para la construcción de dos baños, uno para niñas y otro para varones, que tendrán agua y luz y estarían habilitados a fin de mes.  
La obra es posible mediante la gestión de la Asociación Civil de Padrinos y Alumnos de Escuelas Rurales (Apaer) que destinó los recursos para el proyecto de sustituir las actuales letrinas.
La escuela se encuentra a 40 kilómetros del casco urbano de la ciudad y, en una zona de mucho barro y descampado, contó el maestro Marcos Laukkanen, entusiasmado con la mejora que resultará para los chicos contar con baños de material.
“La escuela está a 40 kilómetros de la zona urbana -30 de asfalto y diez kilómetros de tierra-, tiene unos diez años y fue levantada con el esfuerzo de los padres de la colonia, son familias humildes, trabajadoras de la chacra pero con una voluntad firme y con una convicción de la importancia de la educación para sus hijos”, señaló el docente. 
Y contó que “en un momento se intentó iniciar la obra de los baños, se levantaron unas paredes pero quedó ahí porque no había dinero para continuar. Entonces mediante Apaer, que nos ayuda un montón y está presente siempre, llegaron los recursos”.
La Escuela 890, a la que se llega por ruta 101 y por un extenso tramo terrado, ganó notoriedad de una manera particular: el periodista Jorge Rial y Romina Pereiro se casaron el pasado 20 de abril y para la fiesta no pidieron regalos, sino una contribución en dinero para ayudar a una institución que lo necesitara. Y la elegida fue la escuelita de la picada en el Norte de Misiones (ver Una boda...). 
“Nos hicimos conocidos de esta forma que es un poco cholula, pero nos vino muy bien. El gesto de Rial fue muy lindo y solidario pero hay que destacar, sobre todo, el trabajo de Apaer que es un organismo sin fines de lucro que está con las escuelas rurales siempre, que releva las problemáticas y que gestiona y busca padrinazgos para que los proyectos de mejora lleguen a las comunidades”, ponderó.
Justamente, el matrimonio de famosos acudió a Apaer como vínculo para hacer llegar el monto recaudado en Buenos Aires al remoto paraje sanantoniano.    

Comunidad activa
Laukkanen relató que a la escuela, que es de madera y tiene dos salones y una cocina, asisten a estudiar casi una veintena de chicos desde los 3 a los 12 años y que tienen clases en grados acoplados.
“Es una comunidad bastante chica pero muy unida, en la escuela contamos con una gran presencia de las familias, de las madres y los padres. Hace unos días, los papás vinieron a pintar la escuela y todo el tiempo están ayudando a arreglar cosas”. 
La escuela funciona de mañana y los estudiantes reciben la copa de leche. Hasta la fecha, el pan lo proveía un vecino que tenía que caminar un buen trayecto con el producto a cuestas.
Por ello, la escuela trabajó también en conjunto con Apaer en la propuesta para la compra de un horno. “Con el horno en la escuela, las mamás van a colaborar realizando el pan fresco para que los chicos desayunen, es un proyecto que queríamos mucho y que se pudo lograr. Es una comunidad que trabaja y no baja los brazos, sabemos que ahora nos conocen porque salimos en los medios, pero la realidad de la escuelita, el trabajo comunitario, las ganas, el esfuerzo, es algo que compartimos muchas escuelas que están en puntos alejados, la solidaridad es parte de la enseñanza-aprendizaje ”, refirió el educador. 
Apaer, además de las obras de los baños, destinará nuevos recursos para la mejora integral de la escuela. 
“Es una noticia que nos dieron ahora y estamos contentos, se harán unas mejoras en el edificio. Y también por Apaer, la escuela tiene padrinos que siempre colaboran con útiles, material didáctico entre otras cosas para los niños”, mencionó. 
Por otra parte, la comunidad educativa comenzó una campaña para un ropero escolar, y solicitaron la donación de abrigos y calzados para los chicos. 
“Toda ayuda es bienvenida, hay que tener en cuenta que es una comunidad humilde y que como hay mucho barro cuando llueve la ropa se ensucia y se funde o no se seca. Es una zona donde el invierno es realmente frío, hay días de helada y queremos ayudar a las familias con algunos abrigos, también sería de gran ayuda tener algunos utensilios de cocina, útiles”, concluyó.
Para ayudar, se puede escribir por Facebook a Marcos Laukkanen.

La boda, una posibilidad de ayudar

Silvia Treglia, referente de Apaer para Misiones, en una entrevista reciente con El Territorio había explicado que “tenemos pedidos de escuelas con distintas necesidades y las personas que quieren ayudar nos consultan y desde Apaer les contamos sobre los proyectos más urgentes, así fue el caso de Jorge Rial y su esposa, que se acercaron con la intención de ayudar”. Y agregó que “les presentamos varios casos y ellos eligieron ayudara la escuela de Misiones, la donación se realiza por Apaer”.Apaer tiene una trayectoria de 36 años en el respaldo de la educación rural en el país. Para saber más: www.apaer.com.ar.


El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina