La experiencia le da confianza

Miércoles 13 de junio de 2018
Desde 1998 los nipones no faltan a un Mundial y, claro, también estarán en Rusia. Los japoneses arrasaron en la fase clasificatoria asiática, obteniendo su billete casi sin sudar y liderando el grupo B.
Con llegar a octavos de final los japoneses se darían por satisfechos. Alcanzar los cuartos de final es su sueño pero su objetivo y lo que se les exigirá es pasar de la fase de grupos.
Japón lleva seis ediciones consecutivas acudiendo al Mundial. Una hazaña que no ha pasado desapercibida para los clubes europeos, ya que se ha producido un desembarco progresivo de jugadores nipones a equipos del Viejo Continente.
Si en 1998 el combinado asiático no contaba con ningún futbolista jugando fuera de sus fronteras, en 2002 los nipones ya contaban con tres samuráis azules corriendo por los campos de Europa.
En la siguiente cita, en 2006, el tercer Mundial consecutivo para Japón, el número incrementó, concretamente se duplicó, ya que hasta seis jugadores nipones se encontraban en clubes europeos. Tras la Copa del Mundo celebrada en Alemania, en Sudáfrica 2010, el número descendió hasta los cuatro.
Pero, si hubo un acontecimiento que supuso el ‘boom’ de los jugadores japoneses en Europa, ese fue el Mundial de Brasil en 2014.
En tierras sudamericanas la selección de Japón poseía hasta doce futbolistas que militaban en equipos europeos.
En Rusia 2018 la cifra volverá a incrementarse, como lleva haciendo en los últimos años. Esta vez serán catorce los futbolistas que cambien su camiseta de clubes europeos y que vistan la elástica de la selección nipona en un Mundial.
En los seis mundiales que han disputado los japoneses, sólo han logrado pasar de fase de grupos en dos ocasiones (2002 y 2010). Ahora, quieren volver a unos octavos de final, y por qué no, llegar más lejos.  

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina