La exclusividad de las papas fritas abre una grieta en la Fiesta del Inmigrante

Jueves 13 de septiembre de 2018 | 14:30hs.
Tras algunos años de ausencia, en 2017 la colectividad Francesa reabrió su casa en el Parque de las Naciones de Oberá y volvió a ofrecer sus platos típicos en la Fiesta Nacional del Inmigrante, y ahora desató una guerra interna por la exclusividad de las papas fritas, algo que promete traer controversias internas para la edición del próximo año, generando una grieta entre los franceses y las demás colectividades que ofrecen este manjar.

En 2017, según reconocen los miembros de la comisión que coordina la representación, la participación fue más bien “simbólica”. El regreso fuerte se dio este año. Y fue tan fuerte, que lo hicieron desatando esta polémica.

“La papa frita es una comida típica francesa, tenemos documentos históricos que prueban que se inventó en Francia, y vamos a reclamar que las demás casas dejen de ofrecerlas porque es un plato que debe ser tomado como comida típica francesa”, afirmó Federick Boulay, presidente de la colectividad Francesa de Oberá que ya elevó el reclamo formal, por carta, a la organización de la fiesta.

El reclamo de los franceses no solo tiene documentación histórica, también se debe reconocer que en muchos lugares, o restaurantes, a las populares papas fritas se las llama justamente “papas a la francesa”.

Se trata de papas que se preparan cortándose en bastones y friéndolas en aceite caliente hasta que queden doradas, retirándolas del aceite y luego sazonándolas con sal. Así de fácil se hace esta exquisitez que, también es cierto, ya está internacionalizada y es parte de los platos típicos de muchos países.

Sin ir más lejos, si tuviéramos que mencionar platos típicos argentinos nadie se atrevería a dejar afuera e un bife de chorizo con papas fritas; a una milanesa a la napolitana con papas fritas; a una costilla de cerdo a la riojana, donde las papas fritas tienen un gran protagonismo; y ni hablar de las papas fritas a caballo. Ahora bien, que se haya internacionalizado su consumo no quita el hecho que sus raíces estarían en Francia.

Los franceses se adjudican la invención del plato. Se dice que a fines del siglo XVIII sobre el Pont Neuf de París se instalaban los vendedores de esta delicia, que preparaban a la vista de sus clientes dentro de braseros y sartenes. Por ello, la reclaman como comida típica, y exclusiva de su representación en Oberá.

“Nadie puede negar que la pizza es una comida internacionalizada, pero acá solo la sirven los italianos porque es típica de ellos. O la paella, que solo la sirven los españoles o el sushi que solo lo pueden ofrecer los japoneses. Nosotros pedimos el mismo tratamiento para las papas fritas”, afirmó Boulay quien entre risas desafió a la organización asegurando que “si el año que viene no nos dan la exclusividad, entonces vamos a hacer una pizza, que la mitad tenga papas fritas, la otra mitad paella y alrededor de la fuente esté adornado con sushi, y vamos a decir que es un plato típico francés”.

El pedido formal de los franceses ingresó este año, en modo de carta de solicitud. Reconocen en la colectividad que avanzar este año con el pedido no era posible, debido a que todas las casas que las ofrecen ya tenían los insumos adquiridos, pero Boulay aseguró que la exigencia la reforzarán el próximo año, donde la excusa de los insumos ya no debería existir.

Esta disputa, que comenzó este año pero que espera tenga una resolución recien para la edición del próximo año de la Fiesta genera una grieta interna que tiene de un lado a los franceses, pidiendo la exclusividad, y del otro a las demás colectividades que ofrecen este manja, que aseguran que ya es "una comida internacionalizada"

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina