“La amenazaba con que si lo dejaba le iba a pegar un tiro en la cabeza”

Lunes 8 de octubre de 2018 | 06:00hs.
Daniel Villamea

Por Daniel Villamea Corresponsalía Oberá

Nadie imaginó lo que había premeditado ni la magnitud de los hechos posteriores. Tampoco pensaron que iría armado al culto y decidido a todo, menos aún que haría algo así frente a tantos testigos, entre ellos, varios de sus hijos.

Incluso, le pidió a su hijo mayor que lo acerque hasta el lugar, donde en primera instancia lo recibió un cuñado que hace las veces de portero en la Iglesia Asamblea de Dios, donde estaba su mujer.

Ni el hijo ni el cuñado notaron nada extraño, menos que entre sus ropas, Carlos Borges De Lima (47) tenía oculto un pistolón. Su concubina, Blanca Isabel Fleitas (39), salió del culto para verlo y, sin mediar palabras, el sujeto extrajo el arma y le disparó a la cabeza.

El resto fueron gritos de desesperación, llanto y corridas. Mientras el agresor escapó amparado en la oscuridad de la noche, familiares de la víctima la cargaron en el auto de su hermano y la trasladaron al centro asistencial del pueblo.

Tal como publicó El Territorio en su edición de la víspera, el hecho se registró el sábado, minutos antes de la 20, en la Iglesia Asamblea de Dios del barrio Tealera, localidad de Dos de Mayo.

Luego de las primeras curaciones en el nosocomio local, Fleitas fue derivada al hospital Samic de Oberá y posteriormente se decidió su traslado al Madariaga de Posadas.

Según el último parte médico emitido ayer, la mujer se encuentra compensada y fuera de peligro. En tanto, en las próximas horas será sometida a una cirugía para tratar la lesión en la zona maxilofacial.

En tanto, el acusado fue detenido ayer, alrededor de las 8, cuando huía por la vera de la ruta nacional 14, a unos quince kilómetros del lugar del hecho, en sentido a la localidad de San Vicente.

Borges De Lima quedó alojado en la comisaría local imputado de intento de homicidio calificado por el vínculo y en los próximos días sería citado a indagatoria ante la Justicia.

Si bien hubo versiones al respecto, oficialmente no se estableció que al momento del hecho el sujeto hubiera estado bajo los efectos del alcohol. 

“Se quería separar”
La víctima y su agresor conviven desde hace 20 años y tienen siete hijos, un varón y seis mujeres, varias de las cuales fueron testigos del ataque perpetrado por su propio padre.

“Él le decía que si ella lo dejaba la iba a matar y después iba a quemar la casa con los hijos adentro”, comentó una vecina del barrio Tealera que asiste al mismo culto que Fleitas.

Asimismo, una cuñada aseguró que “siempre la amenazaba con que si lo dejaba le iba a pegar un tiro en la cabeza”, corroborando lo que habría sido un secreto a voces en la congregación religiosa.

De todas formas, fuentes policiales indicaron que no existirían denuncias previas por amenazas o agresiones.

Si bien la pareja residió durante muchos años en el barrio Tealera, actualmente vivían en el barrio Maderil de San Vicente, desde donde llegó el agresor para terminar con la vida de su concubina.

“Los dos (Borges De Lima y Fleitas) tienen parientes en el barrio, son todos conocidos y van a la misma iglesia. El único que hace tiempo no iba era el hombre. Cuentan que ella se quería separar pero él no le dejaba, era muy malo y le amenazaba”, comentó otra vecina.

Por su parte, Nieve Aurora Pereyra observó el desenlace del ataque desde su trabajo, una ferretería ubicada a 20 metros del templo.

En diálogo con este matutino, comentó que “era unos minutos antes de las 20 cuando escuché un estruendo fuertísimo y vi corridas en la puerta de la iglesia. Me acerqué y vi que era una persona herida. Por suerte los familiares enseguida la subieron a un coche y la llevaron al hospital”. La testigo no observó ninguna discusión previa. 

Viva de milagro
Tras el ataque, fueron minutos de inquietud por el estado de salud de la víctima y se tejieron las peores hipótesis, ya que emanaba mucha sangre de la herida.
La enfermera Carola Durán estaba de turno al momento en que arribó la paciente malherida y reconoció que también ella y el médico pensaron lo peor: “El disparo ingresó de abajo hacia arriba por el maxilar izquierdo. Le hizo mucho daño en la cara, pero un par de centímetros más adentro hubiera sido fatal. Es un milagro que la señora esté con vida”, subrayó.

Explicó que en el hospital local pudieron parar el sangrado, compensaron a la víctima e inmediatamente dispusieron el traslado a Oberá.

Sobre el estado de Fleitas, dijo que “siempre estuvo lúcida y hablaba. Contó que estaba en el culto, le avisaron que el marido quería hablar con ella y que cuando salió le disparó y se fue corriendo”.

También comentó que la paciente estuvo acompañada por dos hijas, una de las cuales tuvo que ser asistida por una descompensación.

Luego la víctima fue derivada al Samic de Oberá y más tarde se resolvió su traslado a Posadas, puesto que requiere una intervención de alta complejidad.
Al mismo tiempo, las autoridades policiales ordenaron un operativo para dar con el sospechoso. En tal sentido, en primera instancia recorrieron las viviendas de los familiares que residen en el barrio Tealera.

“Los hermanos de Borges comentaron que podría ir a la casa de la madre, en Picada Indumar. Es decir que los propios familiares directos están horrorizados por lo que hizo. Se tendió una guardia encubierta en la casa de la madre, pero no apareció. Estuvo escondido en el monte y lo benefició la oscuridad, pero a media mañana lo ubicamos caminando por la ruta y lo detuvimos”, precisaron desde la Policía.

El testimonio de la víctima y de los testigos, varios de ellos familiares, derivarían en una condena de varios años de prisión.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina