Kojak Ríos, otra vez preso tras atacar a tiros a un gomero

Jueves 19 de septiembre de 2019 | 03:00hs.
Jorge Posdeley

Por Jorge Posdeley fojacero@elterritorio.com.ar

Víctor Daniel 'Kojak' Ríos (39) volvió a estar en boca de todos desde el martes a la medianoche, tras protagonizar otra violenta agresión a tiros en contra de un gomero de la avenida Quaranta de Posadas y permanecer prófugo hasta la tarde ayer cuando se entregó ante la Policía.
De acuerdo a lo que se pudo reconstruir en base a fuentes policiales, todo comenzó el martes, cerca de las 23, cuando una comisión solicitada por el servicio de emergencias 911 acudió a una gomería ubicada sobre la avenida Quaranta al 4900 por un hecho de lesiones con arma de fuego. 
Al llegar al lugar, los uniformados del Comando Radioeléctrico se encontraron con el dueño del lugar malherido pero lúcido y tendido en el suelo. En esa instancia, el hombre alcanzó a indicar quién fue su agresor y de esta forma muy lejos volvió a quedar el regreso al boxeo anunciado por Kojak en marzo último. 
Las fuentes indicaron que el herido es César L. (44), quien narró que esa noche se encontraba en la gomería hasta que en determinado momento Kojak llegó al lugar y empezó a recriminarle por presuntos mensajes de texto que el gomero le enviaba a su novia. 
El hombre indicó que el boxeador llegó al lugar junto a una mujer y allí se desató una discusión que en pocos minutos pasó a los golpes de puño y culminó con disparos de arma de fuego.
Incluso, en la víspera se viralizaron videos con imágenes explícitas del hecho. En el material se observa a ambos sujetos discutiendo e intercambiando breves golpes de puño, hasta que Kojak extrae de entre sus pertenencias un arma de fuego y se oye una detonación. 
Ante la Policía, la víctima indicó que el boxeador ejecutó un disparo intimidatorio al aire y otro le asestó en el dedo pulgar izquierdo. Esa fue la primera sesión violenta de la noche. 
Es que según continuó narrando el gomero, después de eso Kojak se retiró de la escena pero al cabo de unos minutos regresó a bordo de una motocicleta Yamaha FZ y sin mediar palabras volvió a abrir fuego contra él. En esta oportunidad, los disparos le provocaron lesiones en la pierna izquierda y ante ello debió ser trasladado de urgencia al hospital Madariaga, donde permaneció internado y recibiendo curaciones hasta el mediodía de ayer. 
Posteriormente en la escena también intervino el personal de Criminalística, cuyos uniformados recolectaron nueve vainas servidas. 
Ríos, por su parte, después de la violenta situación se mantuvo en condición de prófugo. La Policía irradió el alerta de búsqueda a todas sus dependencias, pero el boxeador pudo mantenerse en la clandestinidad durante toda la madrugada. 
Fue cerca de las 15.10 cuando finalmente fue detenido. Voceros señalaron que el hombre aparentemente se mostró en la vereda de la Comisaría Segunda y los uniformados en turno no tardaron en reconocerlo. 
Desde ese momento el boxeador permanece privado de su libertad, una vez más, y ahora deberá responder por este hecho ante el Juzgado de Instrucción Tres en turno. 

Historial y no deportivo
Los antecedentes de Kojak son varios. En su historial, prácticamente conocido por todos, se registra incluso una violenta pelea con su padre, Julián 'Taragüí' Ríos, quien le ejecutó dos disparos y al pensar que había matado a su hijo decidió suicidarse. El hecho que sacudió a la sociedad posadeña ocurrió en abril de 2012. 
Más tarde, en 2016, Kojak volvió a tomar protagonismo y no por sus peleas en el ring sino por balear a un hombre en el barrio Itaembé Miní, el cual recibió atención médica por una lesión de arma de fuego en un glúteo.
 Por ese caso, el boxeador se mantuvo más de dos semanas prófugo hasta que finalmente fue detenido, aunque tiempo después obtuvo la excarcelación y regresó a las calles. 
El último antecedente que registraba hasta ayer, en tanto, se registró en octubre del año pasado, cuando una peluquera de la chacra 146 lo denunció por extorsión. 
La mujer señaló que el hombre la apretó para que pagara una cuenta que ella tenía con una financiera, por lo cual el boxeador habría cumplido un rol de “cobrador”. 
“Vos sabés con quién estás en deuda, yo soy el cobrador. Yo sé dónde vivís, conozco cuántos hijos tenés. Estoy re jugado, no me importa nada, te voy a liquidar. Me podés ir a denunciar, yo mañana voy a volver, te quiero mañana a las ocho en la oficina”, fue la amenaza que recibió la mujer según indicó en su denuncia.
Después de ello Kojak volvió a ser detenido, pero una vez más recuperó la libertad.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina