“Esto duele mucho, quiero que haya justicia porque una vida no se devuelve”

Sábado 4 de julio de 2020 | 03:00hs.
Jorge Posdeley

Por Jorge Posdeley fojacero@elterritorio.com.ar

Miguel Do Nacimiento (22) salió rumbo al kiosco el jueves a la noche y nunca volvió. Lo mataron de un disparo dos minutos después de dejar su casa en el barrio Nueva Esperanza de San Javier, donde quedaron su esposa, sus hijos y sus sueños. 
Pero, además de luchar contra el dolor ante lo sucedido, por estas horas la familia también debe enfrentarse a la incertidumbre y a un enigma que desespera tanto a ellos como a los pesquisas involucrados: ¿Quién mató a Miguel? 
El hecho, que en la víspera fue adelantado en forma exclusiva por El Territorio, se conoció el jueves, cerca de las 19.50, cuando la víctima fue trasladada por medios particulares hacia el hospital de San Javier, nosocomio al cual ya llegó prácticamente sin vida. 
Allí, los galenos comunicaron lo sucedido a la Policía y se inició la investigación que continúa en proceso. Y allí también comenzó el duelo de la familia. 
“No entiendo nada, no sé qué pasó. Estábamos en mi casa no más, acá cerquita. Él salió a comprar a las 19 (del jueves) y dos o tres minutos después ya vinieron a decirnos que lo balearon. Yo no escuché nada”, expresó ayer la viuda, Luisa Macarena Gómez, quien dialogó brevemente con este matutino mientras aguardaba la entrega de los restos de su pareja para poder velarlo y despedirlo. 
Según lo que se pudo reconstruir hasta el momento, Miguel salió rumbo al kiosco para comprar cigarrillos, pero pocos metros después de dejar su vivienda fue herido de bala por una o más personas de las cuales hasta ahora no se tienen muchos datos.
Durante los trabajos de campo, los investigadores iniciaron las averiguaciones correspondientes y de esa forma obtuvieron el testimonio de una vecina que aseguró haber oído unas detonaciones y al salir se encontró con la víctima malherida, pidiendo auxilio desde el pasto helado como consecuencia del frío que viene golpeando a la provincia en los últimos días. 
La testigo añadió que no alcanzó a ver a ninguna otra persona cerca de la víctima ni en la zona, pero sí escuchó el ruido de una motocicleta alejándose, por lo cual la principal hipótesis por estas horas apunta a que el homicida contaba con un biciclo como movilidad. 

“Es terrible lo que pasó”
Para la viuda, el homicidio de Miguel es un gran misterio. “No sé qué pudo haber pasado, él no tenía problemas con nadie, no molestaba a nadie. Él siempre hacía todas las cosas por su propia voluntad, con ánimo. Quería salir adelante. No sé quién pudo haber sido el que hizo esto”, repitió. 
Macarena contó que junto a la víctima tuvieron un hijo en común, mientras que ella además es madre de otros dos chicos y recordó que hace aproximadamente un mes se habían instalado en el barrio Nueva Esperanza, ubicado a unos 2 kilómetros de la ruta provincial 4 y en cercanías al basural de la localidad.
“Hace poco vinimos a vivir acá, hace un mes por ahí. Estábamos felices. Él era changarín, pero estaba pendiente de nuestra casa. Quería salir adelante, terminar nuestra casita, terminar el hall y el cielorraso”, contó la mujer. 
Para la joven no hay explicación ante lo sucedido, ni tampoco consuelo. “Es terrible lo que pasó. Él me demostró que me quería, que nos quería a nosotros, a sus hijos. Yo también le amo y esto duele mucho. Todo lo que veo en mi casa me hace acordar a él. Él hizo todo por nosotros y todos sus sueños quedaron en mí ahora y voy a seguir. Ahora tengo una lucha por delante, tengo que seguir por mis hijos”, expresó Macarena, entre lágrimas. 
Hasta ayer al mediodía, la familia de Miguel Do Nacimiento esperaba que la Justicia disponga la devolución de sus restos para poder velarlo y brindarle el último adiós. 
El cuerpo de la víctima fue enviado el jueves a la noche hacia la Morgue Judicial de Posadas para ser sometido al examen de autopsia que podría ayudar a obtener más pistas sobre lo sucedido. 
Según consignaron fuentes consultadas por este matutino, en la revisión policial practicada al cadáver se constataron lesiones compatibles con disparos de arma de fuego en el costado derecho del tórax, debajo de la axila, mientras que también presentaba un hematoma cerca de la clavícula derecha. 
Ayer, la escena del crimen continuaba con un cerco de seguridad, mientras que los efectivos de la comisaría local, en conjunto con otras dependencias de la Unidad Regional VI, continuaban trabajando y realizando diversos procedimientos por la localidad para tratar de esclarecer lo sucedido y dar con él o los responsables del crimen. 
Las mismas fuentes añadieron que en la víspera apareció el nombre de un posible sospechoso y ante esa pista se realizaron dos allanamientos, aunque en ninguno de los inmuebles irrumpidos se pudo dar con el sujeto apuntado, por lo cual las investigaciones continúan.
Mientras tanto, Macarena pide: “Él era una persona buena, se daba con todos, no era falso, ni tampoco andaba escondido. Siempre lo hizo con la frente bien en alto. Esto duele mucho. Sólo quiero que haya justicia porque una vida no se devuelve. Estas personas si no son detenidas lo van a volver a hacer. Son personas que están acostumbradas a hacer este mal”. 
En el caso interviene el Juzgado de Instrucción Cinco de Leandro N. Alem.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina