Escribió desde la cárcel un libro por WhatsApp y ganó un premio literario

Martes 5 de febrero de 2019 | 16:00hs.
Los medios de escritura actuales ya no tienen un formato específico, los escritores modernos traspasan el lápiz y papel y los teclados de las computadoras. Hace unos años que llegaron los teléfonos inteligentes y se sabe que tienen millones de utilidades, ahora se suma una más, escribir un libro.

El autor kurdo-iraní, Behrouz Boochani se convirtió en el más reciente receptor del Premio Victoriano de Literatura de Australia al escribir una obra completamente a través de WhatsApp.

El libro titulado No Friend But the Mountains (Sin más amigos que las montañas), fue escrito desde la cárcel, durante cinco años mientras vivía en la isla de Manus, Papúa Nueva Guinea, en el centro de detención de Australia por intentar ingresar al país sin visa.

Boochani afirmó que no escribió el libro en papel porque los guardias cada noche rebuscaban entre sus cosas. "Podía perder mis escritos por eso los envíe", explicó en una entrevista a la BBC.

El libro ganó el premio Victorian de Literatura 2019, compensado con más de US$72.000. Además también ganó el Victorian Premier en la categoría de "No ficción" para este año, que consta de unos US$18.000 más.

Los jueces que le concedieron el premio literario describieron su libro como "una impresionante obra de arte y una teoría crítica que va más allá de la simple descripción".

"Utiliza distintas formaciones narrativas, desde análisis crítico hasta descripciones densas; de la poesía al surrealismo despótico", dijeron.

"La escritura es hermosa y precisa, y combina tradiciones literarias de distintas partes del mundo, pero sobre todo kurdas".

Las normas para participar en ese premio establecen que los escritores deben ser ciudadanos australianos o residentes permanentes. Sin embargo, el centro Wheeler, encargado de administrar este premio, aceptó la recomendación de los jueces e hizo una excepción con el libro de Boochani.

La dinámica que el periodista utilizó para escribir su historia fue, a medida que lo avanzaba, enviar el texto a su traductor, Omid Tofighian. El escritor desea que quienes lean su libro, comprendan que "sistemáticamente" tratan de quitar a los refugiados y solicitantes de asilo, su "identidad, humanidad e individualidad".

"No somos ni ángeles ni demonios. Somos humanos, simplemente humanos, somos gente inocente" enfatizó Behrouz.

Muchos amantes de la literatura y filosofía se preguntan que hubiera pasado si por ejemplo Borges, Cortázar o algunos grandes escritores de todos los tiempos hubieran existido en estos períodos donde todo avanza tan rápido en la tecnología y redes sociales. ¿Tendrían twitter para escribir pensamientos cortos a cada hora del día? ¿Serían Youtubers que explican cómo escribir un ensayo o cómo analizar un texto? Lo cierto es que los formatos y las maneras de producir cambian, pero la función de la literatura sigue siendo la misma: contar historias.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina