En los cuatro años de la era Macri se perdieron 200.000 empleos

Viernes 23 de agosto de 2019 | 00:05hs.
Según relevó Faima, la producción de muebles cayó un 20,3% en el primer semestre e impacto en el empleo.
La actual crisis del empleo, con pérdidas de alrededor de 200.000 puestos en los últimos cuatros años, recuerda a la última etapa de la convertibilidad, cuando se contabilizaron 230.000 personas fuera del mercado laboral formal.
Según un informe de la consultora Radar, la “destrucción” de empleo es permanente. “Desde el comienzo de la gestión del gobierno de Cambiemos, el empleo industrial registra una caída permanente, que se sostuvo incluso en 2017, el único año de crecimiento de la economía. Entre el cuarto trimestre de 2015 y el segundo de 2019, se perdieron más de 200.000 puestos registrados, lo que implicó una caída de 15,4%”, señaló el reporte estadístico al que accedió Ámbito.
Esa situación es comparable con los años finales de la convertibilidad y el segundo gobierno de Carlos Menen. “La evolución del empleo se asemeja al último período de fuerte desindustrialización, atravesado entre 1998 y 2002, en la última etapa de la convertibilidad. Entre el segundo trimestre de 1998 y el cuarto de 2002, se perdieron 230.000 puestos de trabajo registrados, lo que significó una caída de 24%”, destacó Radar.

Seguirá la destrucción
A 110 días de la asunción de otro gobierno, el panorama no es alentador. La consultora de la economista Paula Español habla de perspectivas negativas. 
“Todo indica que, como consecuencia de la persistencia de la recesión, el ajuste fiscal y monetario y el último salto cambiario, la industria seguirá destruyendo empleo durante el tercer trimestre del año”, aventuraron.
El estudio lamenta la destrucción del empleo industrial, que suele ser de mayor calidad por arriba del promedio de la economía. “Con salarios más altos y mayor proporción de registrados sobre el total, por lo que su destrucción implica una precarización del empleo a nivel general”, indicó.
A largo plazo, esta caída implica una pérdida de capacidades y calificaciones de mano de obra que son “difíciles” de recuperar, agregaron.
El informe de Radar detectó los cuatro motivos de la destrucción del empleo industrial: primero, la persistente caída del poder adquisitivo y menor mercado interno. Segundo, la apertura importadora, sobre todo en 2016 y 2017. Tercero, la abrupta suba de los costos financieros y, por último, el fuerte aumento de los costos tarifarios.

Dónde golpea más
Los datos oficiales revelan que 21 de las 22 ramas industriales exhibieron caídas entre dichos períodos, por lo que se concluye que la crisis del empleo es transversal a toda la industria, afectada por la disminución del consumo interno.
Los sectores más afectados en estos cuatro años fueron la electrónica, que registró una caída del 29,2%), cuero y calzado (29,8%), confecciones (21,7%) y edición (18,8%).
El rubro alimentos y bebidas registró una baja de 2,1% entre 2015 y 2018, es decir, alrededor de 8.100 empleos menos.
Dentro de la metalmecánica, maquinaria y equipo cayó 8,1%, equipos eléctricos 4,6% y otros productos de metal 7,5%, principalmente por la caída del gasto de inversión en equipamiento nacional.
El embate a las economías regionales no fue menor. La industria del tabaco mermó 13%, la de madera 9,9% y la elaboración de vinos 4,6%.
En junio pasado Radar había estimado que para fin de año, el desempleo podría llegar al 12%, el peor registro desde 2005.

La suba para los jubilados, menor a la inflación

Si no reciben una compensación como se otorgó a otros sectores, en septiembre los jubilados, pensionados y demás beneficiarios de la Seguridad Social (con excepción de la AUH) cobrarán sus haberes con un aumento del 12,2%. Y ahora ya se sabe que en diciembre el aumento será del 8,71%, muy por debajo de la inflación que se espera para los próximos meses. Así con el golpe inflacionario de las últimas semanas, las consultoras privadas ya estiman para 2019 una inflación de entre el 55 y 60%. De esta manera, salvo que haya alguna compensación por el salto inflacionario de estos días, los haberes previsionales acumularán una pérdida estimada de casi el 19% con relación al inicio de la nueva fórmula de movilidad (septiembre de 2017).

La canasta básica aumentó un 58,6%

El Indec informó ayer que la Canasta Básica Total (CBT) aumentó en julio 2,5% en relación al mes anterior. Esto quiere decir que una familia tipo, conformada por dos adultos con dos hijos, necesitó 31.934,44 pesos para no caer bajo la línea de pobreza.En lo últimos doce meses la canasta básica aumentó un 58,6%, en línea con la suba de precios general, y en lo que va del año, 25,3%. El Gobierno reconoció que la inflación se recalentará en agosto y septiembre por la devaluación del lunes siguiente a las Paso. Eso hará que las canastas con las que se proyectan la pobreza y la indigencia se encarezcan aún más en las próximas semanas. Para bajar este impacto desde el Gobierno se anunció una batería de medidas económicas, entre ellas la suspensión del cobro del IVA a productos esenciales de la canasta alimentaria.

La producción de muebles, con la mayor caída desde el 2002

La producción del bloque de madera y muebles se contrajo un 15,1% en el primer semestre de 2019. La industria del mueble es el segmento más afectado, mostrando una baja del 20,3% en su nivel de producción, mientras que la producción de madera cayó 4,1%. Esta es la mayor caída para un primer semestre desde la crisis del 2002. Los datos surgen del informe presentado el martes por la Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (Faima) a través del Observatorio Faima de la Industria de la Madera y el Mueble.
La caída del consumo es el principal factor que explica este retroceso.  Si bien las perspectivas para el tercer trimestre se enfocaban en que la crisis encuentre su piso, el nuevo episodio cambiario dota de incertidumbre los próximos meses, por su impacto en la inflación, el consumo y los costos. 
A este respecto, Pedro Reyna, presidente de Faima, señala: “Entendemos lo delicado del contexto. Y nuestra única respuesta a esto es trabajar. En el marco de la mesa sectorial que mantenemos directamente con el presidente de la Nación hemos logrado que se activen estímulos vía el programa Ahora 12. Estamos trabajando en el lanzamiento de una semana de descuentos y promociones en los sectores de muebles y colchones, similar al concepto de “semana de la moda” u otros similares”.
El director ejecutivo de Faima, Leandro Mora Alfonsín, señaló que “el bloque presenta una dinámica heterogénea hacia adentro. Mientras que las principales urgencias se observan en el rubro muebles y en el segmento de aserraderos pequeños; los grandes jugadores del sector amortiguan el ciclo en base a oportunidades de exportación”, diferenció. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina