El Ministerio de Trabajo puso fin a la medida de fuerza municipal

Jueves 12 de julio de 2018
Damián Cunale

Por Damián Cunale dcunale@elterritorio.com.ar


Tras más de 24 horas de caos de tránsito y basura acumulada en las calles, el Ministerio de Trabajo de la provincia intervino con una conciliación obligatoria y le puso fin a la medida de fuerza que habían iniciado los referentes del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Posadas (Soemp).
Con ello, se levantaron los cortes de calles que provocaron un caos de tránsito en el centro, se levantó la toma de la Municipalidad y se retomó la recolección de basura.
 Las partes deberán reunirse el próximo lunes por la mañana en las instalaciones del Ministerio de Trabajo.
La medida de fuerza impuesta por el Soemp tomó por sorpresa a la comuna, porque la semana pasada se había logrado un acuerdo salarial entre las partes.
No obstante, Daniel Porto, secretario general del Soemp, explicó en diálogo con Radioactiva 100.7 que “hay mucho descontento del empleado municipal por las condiciones del lugar de trabajo que, por ejemplo, en verano tiene temperaturas muy altas y no hay aire acondicionado, y de los baños sale olor. Y eso agravado por el despido de una compañera”.

Tomados por sorpresa
La medida de fuerza tomó por sorpresa a los funcionarios municipales porque según trascendió desde el edificio comunal, hace una semana hubo una reunión con el personal del sector en conflicto y se acordó reabrir las paritarias y cerrar un aumento salarial, que según explicaron funcionarios municipales, es “un esfuerzo enorme”, debido a la baja recaudación.
Por eso hubo desconcierto entre los principales directores comunales, porque se desconocen los motivos que llevaron a la medida de fuerza, ya que no hubo desde el comienzos presentaciones o planteos oficiales desde el sindicato.
Así, el martes por la tarde el director general de Asuntos Jurídicos de la Municipalidad de Posadas, José Díaz, realizó la denuncia ante el Ministerio de Trabajo por la toma del edificio, por el daño al erario público y la suspensión del servicio de recolección de residuos. 

La conciliación
El Ministerio de Trabajo de la provincia tomó nota de lo denunciado y dictó en la mañana de ayer la conciliación obligatoria para el conflicto que mantenía paralizada a la Municipalidad de Posadas y provocó un caos en el tránsito de la ciudad.
El propio ministro Juan Carlos Agulla explicó que la conciliación se dictó durante la mañana y las partes fueron notificadas para que levanten la medida y comiencen las negociaciones formales para encontrar una salida al conflicto.
Agulla explicó que las partes fueron convocadas para el primer encuentro formal el lunes por la mañana, cerca de las 9.30, en las instalaciones del ministerio.
No obstante, las charlas informales para destrabar la problemática son más fluidas por estas horas.
Tras las notificaciones, el secretario de Gobierno de la Municipalidad de Posadas, Fabián Florentín, le aseguró a El Territorio que en la comuna celebran “la decisión rápida que tomó el Ministerio de Trabajo porque esto es una situación que afecta a la gente y era necesario que intervenga como mediador en esta etapa, siempre también asegurando la seguridad de todos las partes”.
Tras esto, poco después de las 14 de ayer, los camiones de recolección de residuos de Servicios Públicos de la Municipalidad de Posadas abandonaron las calles lindantes a la sede municipal y empezaron a cumplir con los recorridos habituales.
Si bien durante las horas de inactividad las bolsas de residuos empezaron a acumulares en distintos puntos de la capital provincial, la situación no llegó a colapsar como en otras ocasiones. 

Opinión
Los ciudadanos como rehenes

Las reivindicaciones y los reclamos, cualesquiera sean y provengan de donde provengan, deberían realizarse dentro del marco legal vigente y sin perder de vista el respeto y los derechos de los demás. De lo contrario, lo reclamado queda cuanto menos en entredicho, por más justo que sea. Y esto es lo que pasó en Posadas hasta ayer a la tarde, cuando de modo intempestivo, los empleados de servicios públicos municipales iniciaron una protesta que no sólo consistió en el cese de actividades, sino también en la toma del edificio municipal por parte de algunos de ellos y el bloqueo de las calles aledañas con camiones de la propia Municipalidad. No es la primera vez que los trabajadores comunales protestan de esta manera, pero no por eso debe tomarse como normal tal situación, sino que por el contrario, deberían adoptarse las medidas para que no vuelva a ocurrir, ya que es intolerable el ingreso por la fuerza a un edificio público y la utilización de vehículos propiedad de la comuna para cortar el tránsito. Hacer esto es como querer demostrar que se tiene la razón a los sopapos. A ello se suman los perjuicios causados por la no recolección de residuos en una ciudad donde el de la basura es un problema importante aún en situación normal, con recolectores que por ciertas zonas no pasan todos los días que deberían, algo que las autoridades comunales están intentando corregir.

Carlos Serenelli
Jefe de Redacción - cserenelli@elterritorio.com.ar

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina