El hijo de Díaz podría declarar hoy como principal sospechoso del caso

Martes 12 de febrero de 2019 | 06:30hs.
El crimen de Elsa Díaz (67) aún retumba entre sus vecinos y familiares, quienes siguen sin encontrar explicación alguna a lo sucedido.
En este contexto, la jornada de hoy podría ser de importancia para la causa, ya que en horas de la mañana el hijo de la víctima y único detenido por el caso, Orlando D. M. (45), será trasladado hasta la sede judicial para prestar declaración indagatoria ante el magistrado Marcelo Cardozo, titular del Juzgado de Instrucción Uno. 
En esa instancia, tal como lo ampara su derecho, el hombre tendrá la posibilidad de dar su versión de los hechos o bien abstenerse de brindar declaración, sin que ese silencio le signifique presunción de culpabilidad alguna.
Por su parte, tal como estaba previsto, ayer por la mañana se conocieron los resultados iniciales de la autopsia practicada a la mujer, examen que terminó de confirmar que la víctima falleció producto de un traumatismo encéfalo craneano.
De esta forma, ya después del mediodía el cuerpo de Díaz fue entregado a sus familiares para su correspondiente último adiós, el cual iba a realizarse en el salón de la Coscal, lugar cedido tanto por la administración de la entidad como por la intendencia local.
Sucede que Díaz no estaba asociada a la Coscal, lo que la impedía de acceder a este beneficio pero, teniendo en cuenta la situación, las autoridades decidieron interceder.
“La infortunada mujer no era socia de la cooperativa, pero contemplando la triste situación familiar, se hace una excepción. Creo que las personas debemos entender este tipo de situaciones que golpean fuerte, no sólo a la familia sino a la comunidad toda”, expresó al respecto Rudy Joner, presidente de la Coscal.

Repercusiones
Por la mañana, El Territorio regresó al barrio 2 de Febrero, donde algunos familiares de Díaz recorrían la propiedad ubicada sobre la calle Uruguay, sitio del hecho. Varios de ellos dialogaron con este medio, pero optaron por mantener sus identidades en reserva por lo menos hasta que la pesquisa avance un poco más.
Entre ellos se encontraba una de las nietas de la víctima y sobrina del acusado, quien expresó:  “Mi tío es un amor de persona, no creo que haya sido él y si fue estoy segura que no fue su intención. Algo pasó ahí que sólo él sabe. Mi abuela no merecía ese final, era una persona excelente. Quisiéramos hablar con mi tío para que nos cuente qué pasó, estoy segura que si fue él debe estar arrepentido y sufriendo mucho porque él amaba a su madre”.
La muchacha además agregó que “la gente juzga y condena antes que los jueces y eso es grave, porque nadie está libre de que les pase. Nosotros jamás imaginamos una cosa así y ahora lo estamos pasando. Yo no quiero odiar a nadie, voy a la iglesia y perdono a mi tío si es que fue él”.
Entre los familiares directos ahora incluso se presenta una disyuntiva difícil de asimilar. Mientras algunos confían en la inocencia del hombre, otros apuntan que pudo haber cometido el hecho en medio de un “brote psicótico” y, por último, hay quienes piensan totalmente lo contrario y hasta sostienen que pudo haber actuado con cómplices y con intereses bien definidos. 
Por su parte, quien también habló en la víspera fue María, una de las vecinas de Díaz, quien expresó sentirse “asombrada y triste” por el hecho. “No puede ser que un hijo asesine a la madre, si es como dicen. Yo no puedo creer; si es así que pague la condena”, señaló.
Otro vecino, en tanto, contó que “él siempre venía a comprar cigarrillos pero jamás lo noté agresivo o violento, para mí es una buena persona, pero uno no sabe de lo que somos capaces los seres humanos hasta que pasan las cosas. No lo condeno ni lo defiendo, para eso está la Justicia”.
Para después del mediodía, a los familiares de Díaz ya le habían entregado nuevamente las llaves de la casa y del depósito en el cual se hallaron los elementos que en un principio había sido señalados como robados por el ahora detenido y principal sospechoso.
Dentro de la vivienda todo se hallaba en perfecto orden y limpieza, pero en la habitación aún estaba el colchón que habla por sí solo. En el aún queda una gran mancha de sangre que marca el lugar en el que Díaz encontró la muerte a partir de un certero golpe en el cráneo.
Del crimen la Policía tomó conocimiento el domingo a la mañana, minutos después de las 8, y la primera hipótesis daba cuenta de un posible homicidio en ocasión de robo.
Esta primera teoría fue trazada a partir del testimonio del propio hijo de la víctima, quien residía en el mismo lugar y en ese primer contacto con la Policía indicó que, al llegar a su casa, encontró a su madre muerta y constató la faltante de una garrafa y un televisor.
Los pesquisas continuaron trabajando con cautela y premura, hasta que horas después ingresaron a un depósito ubicado en la parte trasera de la propiedad y allí dieron con los elementos supuestamente robados. Esta situación acorraló al ahora sospechoso y más aún cuando los policías también terminaron encontrando un maza y un corta-hierro con posibles manchas de sangre, al igual de una zapatilla cuya suela coincidía con una huella encontrada en la escena.
Luego de todo eso el Juzgado de Instrucción Uno ordenó la detención del sujeto, que ahora deberá enfrentar la audiencia de  declaración indagatoria.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina