“Darín me debe una disculpa”

Jueves 14 de junio de 2018
Pasaron cuatro años para que caiga por fin el velo de uno de los misterios mejor guardados del espectáculo local, el tiempo que transcurre entre Mundial y Mundial.
Invitada al programa de Luis Novaresio en A24, la actriz Valeria Bertuccelli se refirió al momento histórico que están protagonizando las mujeres saliendo a las calles a reclamar derechos y a gritar por no más violencia y muerte. En esta línea, hizo una confesión, largamente esperada: se refirió a los motivos detrás de su intempestiva salida de la obra teatral que protagonizaba junto a Ricardo Darín, en 2014, Escenas de la vida conyugal.
“Inventaron que me había enamorado de Ricardo, y que lo que sentía era tan fuerte que se lo conté a mi marido (Vicentico), y que él me sacó de una oreja de la obra. Me pareció siniestro”, contó.
Bertuccelli contradijo esa versión en su momento y lo niega al día de hoy, “me dolió mucho, porque se estuvo hablado de cómo sería mi alejamiento de la obra; fui ingenua y se despacharon con esa mentira, aunque no afectó a mi familia, me afectó mucho a mi”.
Y siguió, “lo tremendo fue que como mujer me sentí reducida. Yo dejé una obra que era un éxito y ganaba muy bien -mucho menos que Darín, por supuesto; yo cobraba seis puntos de la recaudación y él treinta- y en vez de poner el foco en que dejé un éxito porque me sentí maltratada, me pegaban en lo más preciado que es mi familia”, recordó. “Sería bueno que Darín me pidiera disculpa pública”, dijo.
“Me trató de una manera que no se trata a una compañera de trabajo”, indicó, y aunque no quiso entrar en detalles, contó que la convivencia durante los meses en el escenario no fue para nada armónica.
“La pasé muy mal. Hubo un par de veces que me desmayé en bambalinas. Muchas veces pasan situaciones así, pero yo intenté resolverlo de la mejor manera: hablando con él. Sin embargo, lo que pasó después fue muy tremendo”, indicó.
La actriz de 48 años es consciente de que su silencio hacía que en cada contacto con la prensa aparezca el tema. “Hice un montón de otros trabajos pero me seguían preguntando y salían cosas inventadas como ‘le preguntan por Darín y llora’ ¡Yo nunca lloré por Ricardo Darín! Por eso, me preguntaba qué tengo que hacer. Y llegó un momento que me empezó a hacer ruido no hablar...”
“Por eso, en medio de todo esto, de las mujeres ganando espacios, sentí que era hora. Sé que hablar me va a traer muchos problemas, pero siento un alivio tan grande que no me importa lo que digan ahora de mí. Me sentía mal de hablar y también de callar”, explicó.
Confió que antes de este lamentable suceso, las familias Darín y Fernández Capello, apellido del músico Vicentico. “Éramos amigos, yo era amiga de Darín y también de su familia, de hecho cuando quise alejarme lo hablé primero con él, yo confié y después pasó todo lo que pasó. Siento que me debe una disculpa, hoy más que nunca”.  

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina