Comandante de Gendarmería acusado de abusar sexualmente de su sobrina

Domingo 21 de abril de 2019
Daniel Villamea

Por Daniel Villameafojacero@elterritorio.com.ar

Año Nuevo y piyamada con primos en casa de la abuela. El programa perfecto. Las nenas felices, los padres tranquilos. Pero la maldad opera de formas impensadas y esa madrugada mató la inocencia.
En marzo del año pasado, los padres de una niña que actualmente tiene 12 años denunciaron a un tío de la criatura por abusarla sexualmente. Se trata de un comandante de Gendarmería Nacional, sobre quien pesa una segunda denuncia radicada por una cuñada.
Con relación al primer hecho, transcurrido hace más de un año, en diálogo con El Territorio los padres de la criatura expresaron su preocupación por el lento avance del expediente que se tramita en el Juzgado de Instrucción Uno de Oberá, al punto que hasta el momento ni siquiera se realizó la Cámara Gesell, considerada como un elemento de prueba clave en delitos contra la integridad sexual de menores.
Con la angustia convertida en lágrimas, los progenitores reconocieron que el hecho les cambió la vida y destruyó parte de sus lazos familiares, puesto que el acusado está casado con una hermana del padre de la víctima.
Asimismo, si bien la niña se halla en tratamiento psicológico, tiene altibajos en su carácter y más una vez manifestó intenciones de hacerse daño y hasta de quitarse la vida.
“Con la denuncia pasó todo lo que ella no quería que pase, que era separarse de sus primos y tíos. Por eso mismo tardó en contarnos lo que pasó, pero le explicamos que le hicieron algo muy grave y no podemos dejarlo así. Es terrible lo que estamos pasando y, para colmo, la Justicia no nos brinda ninguna respuesta”, lamentó el papá.

“Secreto de primos”
Según consta en la denuncia radicada ante la Comisaría de la Mujer de Oberá, el hecho se registró en la madrugada del 1 de enero del 2016, cuando la pequeña tenía 9 años.
Tras los festejos de Año Nuevo en la casa de la abuela paterna, la nena y su hermanita menor se quedaron a dormir junto sus dos primos varones, hijos del acusado.
“Las nenas estaban muy emocionadas porque era la primera vez que se quedaban a dormir en la casa de la abuela y hacían una piyamada con los primos de Buenos Aires. Nosotros nos quedamos hasta tarde y nos fuimos a casa, tranquilos porque quedaron con la familia”, comentó la mamá.
Incluso, exhibió una fotografía donde se observa a los cuatro menores felices y sonrientes, minutos después de que se acostaran. Tuvieron que transcurrir dos años para que los padres de la nena conocieran los terribles detalles de aquella noche.
Con una mezcla de dolor y bronca, la mamá relató que “en un momento de la madrugada mi nena se despertó porque sintió que le bajaban el short”, y agregó que sintió que le tocaban sus partes íntimas. “Entonces lo primero que hizo fue apretarle la mano a uno de los primos para que se despierte, pero no se despertó”.
“Vio que era el tío porque estaba arriba de ella, entonces giró como para tratar de sacárselo de arriba. En eso él se levantó y se fue. Ella se puso el short, se fue al baño y empezó a llorar. Él apareció y le preguntó qué le pasaba; ella estaba aterrorizada, le dijo que nada y se acostó. Al otro día le contó a sus primitos, pero ellos le dijeron que era mentira, que su papá es gendarme y que no hace eso. Ahí dice que decidieron que sería un secreto de primos”, agregó.

La verdad
Ahora que saben lo que sucedió aquella madrugada, los padres entienden algunos cambios que evidenció la criatura en los meses posteriores a esa noche, pero que en principio atribuyeron a la edad.
Pero a principios del año pasado, atribulada por el permanente recuerdo de la violación, la nena le confesó el hecho a otra prima y le dijo que “no podía seguir viviendo así”, aunque le pidió por favor que no le cuente a nadie porque era un secreto de primos.
Transcurridas un par de semanas, sin saber lo que le había pasado a su sobrina, la madre de la prima charló con su hija sobre cómo detectar cuestiones inapropiadas y prevenir un posible abuso, habida cuenta de que estaba ingresando a la pubertad.
En ese contexto, subrayó que nunca deje que nadie la toque en sus partes íntimas, ante lo cual le menor reaccionó inmediatamente y le contó lo que le sucedió a su prima. Así, la verdad quedó al descubierto.
Por esa misma época, el gendarme y su familia llegaron a Oberá por las vacaciones de verano, circunstancia en que se reunieron para hablar del tema.
“En todo momento él negó todo y nos propusieron que antes de hacer una denuncia consultemos con una psicóloga, cosa que accedimos, y terminó confirmando que mi nena no miente. La psicóloga nos dijo que nuestra hija nunca cambió su relato, que fue abusada y que hagamos la denuncia. Desde entonces estamos esperando que la Justicia actúe”, reclamó el papá.
El caso de la nena generó la reacción de otra víctima -tía de la primera y cuñada del sospechoso-, quien radicó una segunda denuncia donde relató que a los 15 años fue acosada por el mismo sujeto.
“Se creó un Facebook trucho y le mandaba fotos de sus partes íntimas, siendo que ella era menor. Lo descubrió porque el nombre de la cuenta era una combinación del nombre y fecha de nacimiento de su hijo mayor”, precisaron.


Inteligencia y antiterrorismo

Ante lo que consideraron una excesiva demora en el proceso judicial, los padres de la menor de 12 años anticiparon su intención de contratar los servicios de un abogado para constituirse como querellantes.
“A un año de la denuncia lo único que pudimos confirmar es que la causa está caratulada como abuso simple. Fui varias veces al juzgado, pero no me dan respuestas. Ni siquiera hicieron la Cámara Gesell. Todo muy raro y la verdad no sabemos qué pensar”, reconocieron.
Sobre el acusado, mencionaron que desconocen su destino actual en la fuerza, pero residiría en Luján, Buenos Aires.
“Es una personas muy inteligente y estuvo en puestos importantes. Trabajó en inteligencia y antiterrorismo. También estuvo en Haití. Tal vez su jerarquía y contactos lo están beneficiando, por eso decidimos ser querellantes e insistir ante la Justicia”, subrayaron.
En tanto, manifestaron que “todo esto le hizo mucho mal a nuestra hija, que sigue en tratamiento y hay veces que está muy mal. Incluso, habló de lastimarse y eso nos preocupa muchísimo”.

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina