CLÁSICO SUSPENSO

Jueves 6 de diciembre de 2018
En un partido que tuvo un trámite cambiante y que se terminó definiendo en el epílogo, Mitre y Huracán igualaron 1 a 1 ayer en una nueva edición del clásico de Rocamora, en el duelo que marcó el inicio de las series de semifinales del torneo Anual Clasificatorio de la Liga Posadeña de Fútbol.
Esta llave se definirá el próximo sábado en cancha del Globo, que intentará meterse en la gran final y buscar un nuevo éxito, como lo hizo al quedarse con la Copa Posadeña hace un par de meses ante Sporting de Santo Pipó.
El equipo dirigido por Telmo Gómez asumió el protagonismo en la primera etapa del partido jugado en cancha de Mitre.
Con un juego asociado por abajo, con toques cortos y desplegado por las bandas, el equipo visitante empezó a lastimar a un Mitre que debió cometer muchas faltas para cortar los ataques de Huracán.
Justamente en uno de esos ataques por derecha Rodrigo Gómez metió un centro al corazón del área que José ‘Tucu’ Gamarra sólo tuvo que empujar para decretar el 1-0.
Por el lado de Mitre, lo mejor se vio cada vez que apareció Chulo Millán, quien empujó desde el sector izquierdo e intentó contagiar a sus compañeros, más desde la actitud que desde el juego. Un intento de media chilena de Roa fue lo único que hizo el dueño de casa en esa primera etapa.
Pero en el complemento se revirtió esa tendencia, porque los locales se adueñaron del balón y generaron varias jugadas de peligro que pudieron haber sido el empate.
Sin embargo, el Globo supo pasar el momento y volvió a emparejar las acciones, hasta que llegó una jugada que luego terminó siendo determinante. Miguel Comes le cortó con falta a Rodrigo Gómez, quien reaccionó de mala manera ante el árbitro y fue amonestado por el árbitro Roque Ramos.
Ante la insistente protesta del jugador de Huracán, el colegiado decidió sacarle la segunda amarilla y la roja, lo que terminó por descontrolar a los visitantes.
Así fue que en Mitre mandaron a la cancha a Ulises Silveira en lugar de Alejandro Sánchez y fue el propio delantero quien anotó el 1-1 final a falta de cuatro minutos para el cierre. Fue un empate 1 a 1 caliente, que dejó todo abierto para la revancha del sábado en cancha de Huracán. 

Sporting pegó primero
En tanto, en la otra llave de semifinales, Sporting de Santo Pipó se hizo fuerte de visitante y derrotó por 4-1 a Guaraní en Villa Sarita.
Las emociones del encuentro llegaron en el inicio del partido. El primer grito de la noche llegó a los 9’ del primer tiempo, cuando el mediocampista Richard Núñez, un ex franjeado, sacó un potente remate de afuera del área que sorprendió a Galeano para el 1-0.
Pero enseguida nomás, a los 13’, el local encontró la paridad a través de un gol en contra del defensor Junior Alegre.
Pero el actual monarca del fútbol capitalino no resignó en su búsqueda y a los 17’ sacó ventajas  gracias a un golazo de Pablo Reis tras una buena maniobra colectiva entre Martínez y Adrián Alegre.
Pero lejos de conformarse con la diferencia, el visitante volvió a pegar a través de su emblema Richard Núñez, quien a diez minutos del final estableció el 3-1, mientras que a un minuto del cierre, Dante Atamañuk sentenció el pleito en el Clemente Fernández de Oliveira.
La Franja terminó con nueve jugadores en cancha por las expulsiones de Enzo Galarza y Nicolás Escobar en el segundo tiempo. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina