Casi una década después, un médico irá a juicio por la muerte de una recién nacida

Viernes 8 de noviembre de 2019 | 00:05hs.
A pesar del paso del tiempo y los diversos obstáculos que se le presentaron en más de una oportunidad, Romina Villamayor siempre se mantuvo firme en su lucha por obtener justicia por la muerte de su pequeña hija Joselyn, quien el 29 de junio de 2010 falleció a pocas de horas de nacer tras una operación de cesárea en el hospital de Puerto Rico.
A casi diez años de lo ocurrido, la denuncia judicial que fue presentada por Villamayor ante la Justicia por supuesta mala praxis por parte de quienes atendieron a la criatura en aquel momento tuvo novedades sobresaliente en los últimos días, al conocerse que el caso fue elevado a juicio por requerimiento de la Fiscalía de Instrucción Uno de Puerto Rico. 
El principal apuntado en la investigación es el médico Manuel Cibils, quien ahora deberá afrontar un debate oral y público al cual llegará imputado por el delito de homicidio culposo. 
Según se reconstruyó durante la etapa de recolección de pruebas, el galeno fue acusado de haber demorado el nacimiento para que sus familiares recolectaran los 600 pesos que equivalían al cobro de una cesárea, debido a que algunos problemas de dilatación en la mujer anularon la posibilidad del parto natural planificado inicialmente. 
Así, tras varias horas de búsqueda por todos los medios hasta poder juntar el dinero, finalmente se  concretó el pago y luego la cirugía. Aunque  horas más tarde la beba falleció en el mismo hospital después de una serie de complicaciones en su estado de salud. 
Según lo que pudo averiguar este matutino en base a fuentes confiables de la pesquisa, el auto de elevación tiene fecha  de emisión el 29 de octubre y fue notificado días atrás a los abogados Marcelo Saucedo y Javier Olivera, quienes representan a la familia Villamayor como querellantes particulares en el caso. 
En la resolución se declara el final de la etapa de instrucción de la causa y se remite el expediente al Juzgado Correccional y de Menores de Puerto Rico para que se fije fecha para el debate. 
De todas maneras, la defensa del imputado aún tiene tiempo para presentar un recurso de oposición ante la Cámara de Apelaciones para evitar el juicio. 

Sensaciones encontradas
Tras conocerse la resolución judicial, El Territorio dialogó con Romina Villamayor, quien no ocultó su felicidad por la medida. 
Al ser consultada por cómo tomó la resolución, la mujer señaló que “por un lado estoy sorprendida porque está avanzando la causa, aunque obviamente me pone muy contenta. Yo ya daba por perdido pero gracias a Dios se está encaminando todo y ahora estamos con toda la esperanza de que la cámara le niegue la posibilidad de apelar, ya que están todas las pruebas y tenemos fe de que se va a dar todo como esperamos”. 
“La causa de estar tan quieta estuvo a punto de prescribir. A principios del año pasado los abogados Saucedo y Olivera presentaron los escritos que faltaban, luego nos presentamos como querellantes y mediante eso hubo mucho movimiento”, añadió Villamayor, quien comenzó con la denuncia en enero de 2011. 
En la actualidad, Villamayor continúa con su vida en Puerto Rico, junto a su familia y acompañando a otras madres que pasaron por lo mismo y que no saben cómo denunciar este tipo de hechos. 
“Tengo dos hijos, un varón de 7 años y otro de 3. Ahora me queda disfrutar de ellos, que es algo hermoso. Recuerdo que cuando era el período de embarazo fue algo traumático, hasta los primeros meses de vida de ellos fueron complicados por todo lo que sucedió”, recordó. 
Por otro lado, resaltó que, a pesar de que es un tema delicado y que aún duele recordar, sostuvo que siempre está predispuesta a hablar de lo que le ocurrió. “Lo hago para contar mi historia, pero es para concientizar a muchas mamás jovencitas para que se informen y para que sepan sus derechos”, expresó.   
A la hora de reflexionar sobre las denuncias de mala praxis que se han registrado en los últimos años en la zona, la mujer comentó que “Jardín América es totalmente un desastre, es un hospital devastador para muchas madres, ahora recién la gente se va animando a contar sus historias y acá en Puerto Rico hubieron muchos casos, pero como la gente es más cerrada no trascienden”. 
Por último, comentó: “Mi expectativa, y lo que yo anhelaba, era la matrícula del médico, pero ya se jubiló. Ahora quiero que se haga responsable de sus actos y así poder tenerlo enfrente el día del juicio. Que pague por su negligencia y por romper el protocolo en ese momento y no salvar las dos vidas”. 

Proceso judicial
Javier Olivera, uno de los abogados querellantes en el caso, también charló con este medio y dio detalles del largo proceso investigativo del que formó parte desde el año pasado junto a su colega, Marcelo Saucedo. 
En ese sentido contó que “fueron tiempos bastante largos, nosotros cuanto tomamos el caso nos encontramos con un expediente con muchos años en espera. Sabíamos que Romina estuvo mucho tiempo aguardando resultados y por diferentes motivos nunca los tuvo”. 
Y remarcó que esto último se debió al cambio de juez en su momento, al poco personal que tuvo el juzgado y al letardo en la resolución de distintas causas. 
Sobre el cúmulo de pruebas que constan en el expediente, manifestó que son más que contundentes. “Todas las pruebas están en el expediente, lo que nosotros hicimos fue acelerar los tiempos, incorporar las declaraciones de peritos y otras testimoniales. En este caso la mala praxis es muy fácil de probar y estamos convencidos de que va a confirmarse en un juicio”. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina