Al rescate de la obra de Areu Crespo

Sábado 9 de febrero de 2019 | 01:00hs.
Silvia Godoy

Por Silvia Godoy sociedad@elterritorio.com.ar

Se realizó ayer, en el salón mayor del Palacio del Mate, una charla sobre la obra pictórica y literaria de Juan Mariano Areu Crespo. Además, las artistas Sandra Gularte y Sófia D’Amoriza comenzaron el armado del mural que recrea El ensayo de la comparsa Los Tenorios del Chaquito, emplazado en una de las paredes del Museo Areco en el Paseo Bosetti.
La iniciativa de poner en valor el legado de este autor español que vivió más de 25 años en suelo misionero partió de la Facultad de Humanidades de la Unam y de la Dirección de Cultura Municipal.

Disertaron los docentes investigadores Javier Figueroa y Carla Andruskevicz, de la carrera de Letras.   
En diálogo con El Territorio, Figueroa expresó: “Hay una relación entre la obra literaria y pictórica de Crespo. Lo que buscamos al hablar del autor y marcar algunas cuestiones en su obra es poner en contexto la recreación del mural, porque de esta manera se puede apreciar aún más”.  

Indicó que el Instituto de Investigación de la Unam tiene entre sus proyectos el análisis de los textos de Crespo. “Tomamos sobre todo la novelística con Bajada Vieja y Tierra caliente y vemos que es un autor que llama mucho la atención de los estudiantes que se forman como docentes e investigadores, pero que en general en la sociedad no se sabe tanto”.

Por su parte, Andruskevicz repasó la extensa investigación que realiza la facultad en cuanto a autores territoriales. En este sentido, aclaró que los conceptos vertidos en su presentación “son parte de un esfuerzo colectivo, son conocimientos construidos en equipo”.
Destacó la figura de Crespo como un autor fundacional de la literatura misionera y sostuvo que, lejos de quedarse en el pintoresquismo, “los autores territoriales -como Crespo- no sólo escriben literatura, sino que son también intelectuales, producen y distribuyen conocimientos, a la vez que trazan perspectivas críticas sobre el mundo y su forma de comprenderlo”.

Por ello, aunque los tópicos y el discurso sean regionales y haya una marcada presencia del paisaje, hay un juego del lenguaje que esquiva la estandarización y que “no clausura los sentidos en un simple pintoresquismo descriptivo”. Entonces, los investigadores coincidieron que, si bien el autor llegó de afuera, supo captar “perfectamente el campo de lo lingüístico fronterizo y a la gente del pueblo”.    

El Ensayo original

La imagen de carnaval pintada por Crespo a mediados del siglo XX permaneció oculta bajo catorce capas de pintura por años, en una oficina del Palacio del Mate. Fue el trabajador Roberto Réttori quien la descubrió y comenzó de a poco la tarea de recuperación.
Llevó seis años liberar la pintura de la censura cometida en los años de la dictadura cívico-militar.   

“Era un trabajo de hormiga, de a poco, primero lo hice solo y después me ayudó una arquitecta y fuimos raspando, descascarando hasta que ahora se puede ver, aunque perdió mucho los colores”.

Por su parte, la artista plástica Sandra Gularte con la colaboración de D’Amoriza continuarán hoy las tareas del mural. El cuadro está formado por figuras de cerámica esmaltada. Son un grupo de músicos, un diablillo, un personaje con plumas, un perro y una mujer con sombrilla, que viene de otro trabajo del autor.

“El original está muy dañado y para poder reconstruir una imagen tuve que indagar en otras obras del autor y en pistas de sus textos. Areu Crespo era un enamorado del carnaval, y en otros cuadros pude ver los rasgos de sus personajes o los roles de quienes eran parte de la comparsa. Elementos que no se distinguen en la pintura original”, dijo Gularte. Añadió que la obra continúa  hoy y se inaugura el lunes. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina