Activan protocolo de asistencia en el CEP donde fue apuñalado un preceptor

Viernes 15 de marzo de 2019 | 03:00hs.
La escuela buscaba ayer recuperar la normalidad habitual.
Esteban Bueseck

Por Esteban Bueseck interior@elterritorio.com.ar

El ataque de un joven de 14 años a su preceptor sigue conmoviendo a toda la comunidad educativa del CEP N° 6 de Garupá e incluso a las autoridades de Educación, quienes señalaron que nunca vivieron un caso de violencia de estas magnitudes.

El drama se desató en la mañana del miércoles cuando un alumno apuñaló en el abdomen a su preceptor, que debió ser internado e intervenido quirúrgicamente aunque su vida no corre riesgo. Seguirá internado al menos cinco días más (ver Evolución pero aún con pronóstico reservado).

De acuerdo a lo que pudo averiguar El Territorio, el chico es un alumno que había repetido de curso y en la jornada del miércoles asistió junto a su madre al establecimiento, donde se encontraron con el preceptor Roberto Blanch (44), quien le notificó que el adolescente debía recursar el primer año.

Fueron las propias autoridades del CEP 6 quienes señalaron que en esa instancia no se generó ninguna discusión ni inconvenientes de ningún tipo, e incluso la madre se retiró del lugar. Sin embargo, minutos después el joven se cruzó con Blanch en uno de los pasillos y allí lo atacó con un elemento punzante.

Ahora, mientras el auxiliar docente se recupera en el Hospital Madariaga de Posadas, la escuela intentaba ayer volver a sus actividades habituales. Las clases se dictaban normalmente pero la congoja y el shock por los sucedido el día anterior aún no desaparecía.

En ese contexto se activó un protocolo de asistencia y contención a la comunidad educativa para intentar recuperar la calma.
Ricardo Martín, coordinador del Gabinete Psicopedagógico Interdisciplinario del Consejo General de Educación, detalló algunos de los lineamientos que se ejecutarán en la institución educativa. Comentó que ayer por la mañana un equipo interdisciplinario compuesto por psicólogos y psicopedagogos se apersonó en la escuela y tomó contacto con docentes y directivos. “El clima que se vive es de consternación y congoja, el preceptor es una persona muy apreciada dentro del colegio y todavía cuesta creer lo que pasó”, expuso Martín al tiempo que relató que desde el Gabinete también relevaron los pasos que siguió la institución luego del ataque: “Hoy los procedimientos administrativos y legales ya están cubiertos, la manera en que se actuó fue correcta”.

Por otra parte, resaltó que llegaron a un acuerdo con el establecimiento y “nos comprometimos en empezar a trabajar desde la semana que viene con los docentes por distintas situaciones que a ellos les preocupa. Además hay que construir una red de contención para ambas familias. La idea de trabajo ahora es escuchar y trabajar en contexto para así poder encontrar una solución” que dé tranquilidad a todas las partes.

Sobre el menor contó que no pudieron verlo pero “no tiene registros de mal comportamiento” y añadió que “el chico tiene la escolaridad completa hasta 7º grado. Hoy tiene las puertas abiertas para seguir sus estudios en cualquier institución de la provincia, porque más allá de esto debe seguir dentro del sistema educativo”. 

Sobre el pedido concreto de la escuela a las autoridades, se supo que solicitaron más preceptores y más equipos interdisciplinarios. El centro educativo cuenta con una psicopedagoga pero con escasa carga horaria, por lo que teniendo en cuenta el contexto de vulnerabilidad donde está inserta la institución, buscan lograr más horas para la profesional.

Adicciones y violencia, contexto barrial

Luego del ataque con un objeto punzante que sufrió Blanch, preceptor del CEP 6, por parte de un alumno que se enteró que había repetido el año, El Territorio relevó la problemática por la que atraviesan los jóvenes del barrio Fátima, quienes padecen las consecuencias de la droga, la violencia, la falta de trabajo y oportunidades para el futuro, flagelo que se da también en otros barrios de la provincia.“Estamos conmocionados y atentos a la salud de Roberto, ya que hace años que lo conocemos y sabemos de su labor en la escuela y con las familias”, indicó Sergio Otazuk, delegado municipal de la zona.El trabajador está en el área desde hace 12 años, motivo por el cual conoce de manera cercana las problemáticas del populoso barrio. “Buscamos tener un contacto fluido con los jóvenes del barrio, hay chicos que juegan en la liga de futsal de la Municipalidad, otros que participan de actividades en las plazas o los SUM barriales”, agregó.Sobre la cotidianeidad de los vecinos, Otazuk expuso: “Tenemos muchos problemas de violencia y drogadicción, que no escapa a la realidad de otros barrios. Los jóvenes influenciados por estos males deambulan hasta altas horas por el barrio. A esto se suma la crisis económica por la que atraviesan las familias, a las cuales se las busca contener con capacitación en distintos oficios”.


Evolución, pero aún con pronóstico reservado

Los abogados Miguel Ángel Almeida Inass y Jorge Horacio Zabulanes son los representantes legales del preceptor atacado. En diálogo con este medio, Almeida Inass sostuvo que “para nosotros sigue siendo un caso policial muy complejo, porque la agresión dentro de una institución educativa, con la alevosía que se practicó, es muy grave”. Expuso que de momento se están haciendo todas las averiguaciones del caso que se encuentra en etapa de instrucción.

Por su parte, Zabulanes detalló que por charlas mantenidas con la esposa de su representado “ella quiere que se tomen las medidas para que esto no vuelva a pasar, que los padres del agresor respondan por su hijo”.

Sobre la situación laboral del preceptor, indicó: “No tiene ART ni seguro, porque el Estado no da ART a los docentes. Además entendemos también que hay una situación de abandono por parte del Estado. A la familia nadie la contuvo ni vino a ofrecerle asistencia psicológica, si bien en el hospital público está siendo muy bien atendido, tiene hijos menores que están afligidos por no poder tener a su padre con ellos, por eso entendemos que también hay una responsabilidad estatal”.

Hasta anoche el paciente se encontraba estable, semiconsciente y se estimaba que siga con curaciones por al menos cinco días más en el nosocomio. “Evolucionó favorablemente, pero aún con pronóstico reservado”, se informó.

En tanto, la esposa del apuñalado, Rosana Maciel, dialogó con el programa Acá te lo Contamos por Radioactiva y relató el trajín que vivió toda su familia. Según el relato de la mujer, los médicos que lo intervinieron a Blanch tuvieron que cerrar la fisura que presentaba a raíz del puntazo que recibió. Para ello, tuvieron que realizar una limpieza en la zona del abdomen, lo que le produjo una leve pérdida de líquido. “Por el momento nos dicen que tenemos que esperar para ver cómo se recupera el intestino delgado”, indicó Maciel.
Comentó también que recién en la noche del miércoles pudo tener el primer contacto con su esposo luego del ataque. Lo vio consciente y apenas alcanzó a manifestarle que el dolor en la zona abdominal había disminuido bastante. Además contó que por recomendación del cirujano, por estas horas deberá permanecer en el Madariaga hasta tanto se recupere de la operación. 

“Mi nena de 9 años y mi hijo de 4 primero no sabían nada de cómo fue el hecho. Luego hablé y le conté a mi nena y es obvio que ahora no está bien de ánimo. Hoy -por ayer- fue a la escuela y por suerte la directora del Santa Catalina la está conteniendo porque cada vez que le nombran a su papá se pone a llorar”, contó acongojada la mujer.

En relación a las amenazas que tuvo Blanch previo al ataque, Maciel agregó que en varias oportunidades lo amenazaron diciendo que iban hacer explotar su moto y que se cuidara ya que todos sabían dónde vivía. “Uno nunca se espera que pase algo así, estábamos preocupados pero no nos imaginábamos que iba a llegar a pasar esto”, concluyó Maciel.
El menor fue demorado pero luego puesto bajo los cuidados de sus progenitores teniendo en cuenta su edad.  

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina