Semana a pleno sol y con mañanas frescas; el cambio climático y el G20

Lunes 3 de diciembre de 2018
Alfredo Yaquinandi

Por Alfredo Yaquinandi Computador Científico

Tradicionalmente , diciembre presenta en Misiones un carácter bipolar, con una quincena de pocas lluvias, usualmente la primera, y una segunda quincena que, en veranos lluviosos (o durante “El Niño”, cualquiera sea su intensidad), suele presentar eventos cortos de lluvias excesivas, que sumadas a la creciente periódica de los ríos (generada por las habituales y ya iniciadas lluvias tropicales en Brasil), pueden ocasionar anegamientos e incluso algunas inundaciones rápidas. El período lluvioso en Misiones suele comenzar poco antes del solsticio de verano (21 de diciembre, que es el momento en que nuestro planeta se encuentra más próximo al sol) prolongándose a menudo hasta las fiestas de fin de año y enganchando con las intensas lluvias de alto verano que tienen lugar en enero. Como consecuencia del solsticio, diciembre suele presentar las tormentas eléctricas más intensas, y es notorio el aumento de las temperaturas para la segunda quincena, ya sin refrescadas, e incluso con elevadas temperaturas nocturnas. En cambio, durante la primera quincena, las temperaturas suelen presentar fuertes altibajos, no tan pronunciados como los de agosto, pero nuestros abuelos pueden dar fe de alguna escarcha (sin helada) en serranías tanto al inicio como a mediados del mes de diciembre.
Luego del rápido paso del sistema frontal frío, las condiciones de tiempo mejoraron en Misiones y gran parte del Litoral con días a pleno sol y con el comportamiento térmico como principal protagonista. Tanto los valores mínimos como máximos han sufrido un marcado descenso bajo el dominio de un viento pampero, que nos ha dejado amaneceres con temperaturas muy por debajo de los valores esperados para el comienzo de diciembre.

Condiciones y temperaturas primaverales
Mientras la alta presión se mantiene en el Pacífico cerca del sur de Chile, un centro de baja presión (ciclónico) se ha cerrado en alta mar en el Atlántico frente a las costas bonarerenses. Estas condiciones han aplacado la inestabilidad en el cono sur del continente prometiendo tiempo bueno y estable toda esta semana y comienzos de la próxima.
También el viento Sur se ha calmado aunque promete continuar predominando de ese sector. A mediados de semana el ingreso de la alta presión desde el Pacífico provocará el alejamiento de la baja presión en el Atlántico y el viento rotará fugazmente al Norte (sólo un par de horas del miércoles) para luego volver a soplar con algunas brisas del Sur. Esta circulación cambiante hará variar las temperaturas, que comenzarán muy frescas (frías para algunos) con 12 y 13º de mínima hoy y mañana, apenas frescas temprano del miércoles al viernes (14 y 15º de mínima) y nuevamente muy frescas para el sábado, retornado a los 12 ó 13º de mínima. Las temperaturas máximas mostrarán un comportamiento similar: estarán en aumento la primera mitad de la semana y en disminución durante la segunda mitad. No habrá calores intensos esta semana, y las temperaturas irán de 26 a 28º de máxima hoy, un grado más para mañana, alcanzando 31 ó 32º con el breve viento norte del miércoles, bajarán a 29 ó 30º el jueves y entre 26 y 28º para el viernes y el sábado. Habrá sol a diario y sólo estará acompañado de algunas nubes fragmentadas entre la tarde y la noche del jueves. La humedad relativa permanecerá en porcentajes medios.

Acuerdo del G20 por el cambio climático
El G20 se ha comprometido a continuar abordando el cambio climático destacando la importancia de la colaboración entre los sectores público y privado para fortalecer la gestión de riesgos, facilitar la adaptación a un entorno cambiante, proteger la biodiversidad y proporcionar respuestas efectivas para reducir los impactos del clima extremo en la agricultura.
Entre las estrategias tendientes a estos fines, promete que se harán mayores esfuerzos desde los gobiernos nacionales y locales para colaborar con el sector privado, la comunidad científica y todas las demás partes involucradas en la transición hacia una nueva economía que permita reducir los riesgos relacionados con el clima. Los objetivos acordados en París para reducir las emisiones no serían suficientes, y el pacto actual apunta a limitar el aumento de la temperatura promedio global a 1,5 grados (en lugar de los 2 grados del acuerdo de París) anticipando la meta del 2050, según París, al 2030 y alcanzar un “cero neto” para el 2050. El aumento de 1,5 grados todavía conllevaría riesgos relacionados con el clima para la naturaleza y la humanidad, pero permitir un incremento de dos grados (como se había acordado previamente) activaría procesos de retroalimentación en el sistema climático de la Tierra, que pueden tornar imparable el proceso de calentamiento, incluso si se dejase de emitir gases de efecto invernadero.
Esto es lo que sugiere el texto de la declaración, de seis páginas y 31 puntos, aunque sin ahondar en el fondo de los problemas ni en las medidas a encarar, que serán tratadas en la próxima reunión de la convención de la ONU por el cambio climático, que se iniciará esta misma semana en Polonia. Cabe agregar que el comunicado contó con el fuerte compromiso de Francia y China para mantener bajo control el riesgo climático, y que el presidente de los Estados Unidos no firmó el acuerdo y dijo descreer del estudio en el que participó su propio gobierno. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina