Propinas, changas y coimas

Domingo 8 de julio de 2018
La inventaron los griegos, aunque no representa ningún plan de gobierno. Tan solo los helenos tenían la costumbre de beber una parte del contenido de la copa y el resto se tomaba la persona a cuya salud se brindaba. De allí surgió el término propina, que en realidad proviene del latín y significa dar de beber. En la actualidad la propina –que no es una práctica aceptada en todas las culturas, como la japonesa- es una muestra de gratitud o un gesto de cortesía hacia quien brindó un buen servicio. Por eso, éste no se puede ofender con el importe dejado, como al parecer sí quedó molesto un mozo que había atendido a Lilita Carrió, quien a modo de agradecimiento dejó 5 pesos. Justo ella que esta semana sorprendió a todos recomendando en nombre del Gobierno a la clase media y media-alta dar propinas y changas, como para solucionar la crisis económica imperante en el país. Se mostró tan convencida de su recomendación que afirmó que hay más de dos o tres millones de personas que viven de esas changas, dejando en evidencia quizás de manera inconsciente el alto nivel de informalidad que existe en el país. Se sabe que las changas son trabajos ocasionales y por lo tanto informales, que permiten la subsistencia mientras se busca otro de carácter fijo.
Luego, en la Cámara de Diputados, la legisladora de Cambiemos volvió a plantear el pedido de propinas, aunque esta vez agregó “coimas”. Ante el error y los abucheos de sus pares, Carrió intentó desviar y justificar el lapsus cometido.
La legisladora añadió que como parte del ajuste, lo primero que se hace es dejar de dar propina. Lo cierto es que un modelo serio de país, no puede sostenerse a base de propinas o changas.  Además, la abonada a los programas de televisión esta vez propuso a los argentinos apagar los televisores, según ella para evitar “ver” a la Argentina corrosiva de la Capital y del mundo del microclima de la política y los opinadores. Al parecer, la legisladora no está conforme que la televisión refleje algunos debates sobre la realidad que golpea con dureza a la clase media y se ocupe de mostrar la crisis económica y social, que aplasta aquel concepto de “lo peor ya pasó”. Sin embargo, deja en evidencia que la situación está delicada, al exhortar a trabajar los bancos de alimentos para solucionar el tema del hambre.
Desde otros sectores del Gobierno no solo se admitió que vienen tiempos más duros, sino que en lo político-partidario estarían analizando dejar de lado los timbreos, por el mal humor que provocan en la gente las actuales turbulencias económicas y la crisis financiera. Representaría el fin del emblema de las campañas macristas con el sello de Jaime Durán Barba. Es que no sólo se produjeron sucesivos errores políticos y de comunicación, sino desorden interno, como la pelea generada entre los aliados de Cambiemos. Ello se potenció esta semana cuando la líder de la Coalición Cívica, al afirmar que la alianza Cambiemos está asegurada, trató a los radicales de misóginos, por maltratar a las mujeres en las convenciones haciéndolas servir empanadas. Según Carrió, es ahora ella quien maneja desde afuera a los radicales; estos, a su vez, salieron con los tapones de punta y le respondieron que los argentinos necesitan seriedad, no un stand up permanente. Al pedir respeto desde el radicalismo, preguntaron a Carrió cuánto aporta hoy a Cambiemos y a las políticas del Gobierno nacional. Concluyeron que seguramente sea menos que las propinas que deja. Quien afirmó lo previo, desde Mendoza en un comunicado, fue Alfredo Cornejo, en su condición de titular partidario, además de ser uno de los pocos gobernadores con los que cuenta el oficialismo. Está claro que el radicalismo ya no soporta las chicanas de Lilita y genera malestar entre los socios. Todo indica que hay muchos nervios en el Gobierno, porque el propio presidente Mauricio Macri -que hasta ahora cuidaba de sus modales y expresiones- terminó cuestionando que las mafias que funcionan en el país “les cagan la vida a todos”.

Mientras, se castiga a la clase media
Estos exabruptos y las rencillas internas ocurren en medio de la falta de rumbo y contención a la clase media y trabajadora, que ve cómo devora todo la imparable inflación. Basta con algunos datos. El mes de junio concluyó con algunos datos que llaman a la reflexión. Se produjo una gran merma del consumo y tasas elevadas; los analistas pronostican nuevas bajas el resto del año. Es que también las actividades vinculadas al agro sufrieron la sequía que se tradujo en la peor cosecha de soja de los últimos nueve años, y con ello, se resintió la venta de maquinaria. Una importante caída en la producción y venta de motos y autos, lo mismo que los comercios minoristas y despachos de cemento, lo cual terminaron reflejando el parate de la obra pública. Sólo el ajuste de 30.000 millones de pesos ya anunciado y ejecutado por el Gobierno nacional significó una caída de 15 por ciento en la obra pública. Afirman que el mensaje que partió de la Casa Rosada, es que lo licitado se termina y lo nuevo tendrá que esperar. Con ello termina parando aquello que promovía la diputada Carrió, porque por falta de creación de trabajo genuino, son cientos y miles los que sobreviven como changarines en albañilería o en construcción en general. Este sector ya venía golpeado, porque en mayo, la demanda de cemento cayó 4,4% respecto a igual mes del año pasado. Se trató de la primera caída en quince meses y la confirmación del mal momento llegó a principios de junio. Referentes del sector estiman que la demanda de materiales para la construcción llegó para quedarse al menos hasta fin de año.
El Gobierno nacional también viene con atraso en el pago. Esto hace que en Misiones, por ejemplo, las constructoras que siempre estuvieron al día con el personal aún no pudieron pagar el aguinaldo. Pudo saberse que muchas empresas que realizaron obras nacionales arrastran deudas millonarias que las ponen al borde de la quiebra. Como se indicó, ante el panorama citado, el atraso de pagos puede empeorar y ello llevaría a una situación de crisis a las empresas y a más desempleados si la Nación no actúa.

Macri con los peores números
Esos son números en rojo que preocupan a todos y disminuyen el bienestar de los argentinos, que se muestran muy defraudados con la administración nacional.
Esto hace que la tormenta financiera sacuda con fuerza la administración nacional y hace temblar a todo el equipo del presidente Mauricio Macri. El promocionado mejor equipo de los últimos años, tiene muy malas calificaciones de desempeño según una reciente encuesta. Es que no hay generación de trabajo, aumenta el nivel de pobreza y no pueden parar la sangría del dólar y la inflación que incrementa  cada día el valor de los bienes y servicios y con ello, alimenta el malestar de la ciudadanía. Esto último coinciden en reflejar múltiples encuestas. El humor social se expresa en contra de las decisiones de este gobierno y la popularidad de Mauricio Macri va en picada, como viene sucediendo desde fines del año pasado y acentuándose sin cesar. La incertidumbre económica lleva a la incertidumbre política.
Las últimas encuestas dadas a conocer en los últimos días del pasado mes y las recientes reflejan la falta de confianza hacia la gestión de Macri, cuya imagen se derrumba por la destrucción del valor del peso ante el dólar -casi 40% en lo que va del año- y una inflación que superará los 30% este año.
Por primera vez desde 2015, los principales referentes de la alianza Cambiemos, que gobierna alguna de las principales provincias argentinas además de la Presidencia, no lideran en las encuestas de imagen pública. Así lo reflejó la encuesta mensual que realiza la consultora Berensztein, junto a D’Alessio Irol, en todo el país. El trabajo afirma que el político con mejor imagen de la Argentina es el peronista opositor Roberto Lavagna, quien integra el espacio de Sergio Massa, tercero en las elecciones presidenciales de 2015, detrás del entonces oficialista Daniel Scioli. Como se indicó, la feroz devaluación que sufrió el peso impactó en los precios y se tradujo en un pesimismo creciente de los argentinos, que ven el futuro bastante negro. Por tal razón, un 57% de la población cree que la situación económica será peor o mucho peor que ahora, según los datos de la citada encuesta.
Aún más reciente, esta semana Gustavo Córdoba y Asociados, a través de la encuesta nacional, concluye que en el manejo de la crisis coincide en reprobar en un 66 por ciento al gobierno y en un 51 por ciento a la oposición. Pero otro dato que no puede pasar desapercibido para los operadores del gobierno nacional es que solo un 30 por ciento le cree a Macri y casi un 70 por ciento de los argentinos se siente defraudado.
Cuando se consultó cómo evalúa el manejo de la crisis financiera y económica por parte del Gobierno de Macri, un 46 por ciento respondió como muy negativa y otro 19,8 por ciento como negativa. Aún más fuerte es que un 60,3 por ciento de los encuestados, a partir de lo hecho en la gestión, no le creen a Macri, e igual número se siente defraudado. A su vez, casi un 50 por ciento no cree que Macri junto a su equipo mejore la situación del país.
En un trabajo similar, pero esta vez hecho solo en la ciudad de Buenos Aires, la consultora Analogías da cuenta que el 51,4% de los consultados evalúa como negativa la gestión de Macri, y por primera vez, la gente muestra que ya está pensando en un candidato opositor en más de 62 por ciento, con la condición de que sea una figura nueva dentro de la política. Sobre lo que viene, casi un 53 por ciento coincide en que en un año será peor. Esta percepción coincide con las estimaciones de los economistas, que consultados por el Banco Central redujeron a un 0,5 por ciento sus estimaciones de crecimiento en 2018 para Argentina, frente al 1,3 por ciento estimado en un sondeo previo. El dato más fuerte es que las estimaciones de inflación para finales de 2018 se dispararon a 30,3 por ciento promedio, desde el 27,4 por ciento estimado el mes pasado. Estos cambios bruscos son los que generan constante inquietud y malestar en la población.

Un cambio que se viene
Esta semana, la Cámara Nacional Electoral recordó al Congreso que debe modificar la integración de la Cámara de Diputados porque están subrepresentadas las provincias que más crecieron en población durante las últimas décadas. Si se toma en cuenta que actualmente la Cámara de Diputados está conformada de acuerdo con el censo de 1980, claramente está sin actualizarse desde hace 38 años. En ese lapso, todas las provincias tuvieron un notable crecimiento poblacional que debe estar reflejado en la composición de la cámara baja. El cambio debería darse solo en ese ámbito, porque en el Senado se respeta el número de tres senadores por cada provincia, según lo establece la Constitución nacional. Hay dos posibilidades para equiparar representatividad, aumentar el número de legisladores o bajar la representatividad de las provincias con menos habitantes. Es casi una utopía pensar que algunas decidan disminuir el número. A partir del último censo, deberían aumentar representantes las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y Salta, como también por caso Misiones, que de acuerdo a este criterio tendría que tener diez diputados nacionales y no solo los siete de la actualidad.

En la embajada
El gobernador de Misiones,Hugo Passalacqua, participó esta semana del encuentro denominado ‘Italia en Misiones’, en la embajada italiana que conduce Giuseppe Manzo. Dejó en claro allí el anhelo de reforzar los lazos culturales y económicos de ese país con Misiones y recordó que la provincia es una tierra de oportunidades para inversores. También resaltó la importancia que se le da desde el gobierno a la educación, al citar en especial a la escuela técnica. 

Robótica en las EFA
Además esta semana se dio otro paso para jerarquizar la educación misionera. El diputado Carlos Rovira, como presidente y en representación de la Cámara de Diputados, firmó un convenio con la asociación Conciencia, representada por la presidente, Magdalena Lacroze, quien resaltó que de esta manera se estará acortando la brecha digital. Mediante este acuerdo, se implementará la robótica en las Escuelas de la Familia Agrícola (EFA) de Misiones. 
Durante el acto, la diputada nacional Flavia Morales planteó que representa un nuevo modelo pedagógico y que el objetivo es lograr una agricultura inteligente, donde la robótica y la conectividad atraviesen los procesos que ya se trabajan diariamente.
Rovira consideró que los tiempos de crisis permiten centrarse en la educación y, a través de ella, aprender. Observó que la actual experiencia de Misiones - al destacar como un faro a la Escuela Robótica-, debería ser ampliada en el país. 

El Territorio no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

El Territorio se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina